Caldo de Alma para el Pollo

Caldo de alma para el pollo

Caldo de alma para el pollo

Pues si, hay veces en que la “actitud mental positiva” de la que hablamos en Caldo de pollo para el alma no se puede llevar a cabo. Esas veces en que el desánimo es denso, presente, constante… que tal parece que no hay forma de que se vaya. Esas veces en que “al perro más flaco se le cargan más las pulgas”, y te sientes que incluso las pulgas del perro más flaco decidieron mudarse contigo. Si, esas veces en que te sientes mal, y no hay forma de evitarlo.

Pues lo triste es que en esos casos de “depresión leve” no hay mucho que hacer: si tu depresión es grave hay líneas de ayuda, psicólogos, medicinas, tratamientos, pastillas de litio… pero si es un caso leve, incluso quejarte puede caer en oídos sordos; tal vez nadie lo note o, lo que es peor, simplemente pensarán… que estás como todos los demás.

Para afrontar esos días, o esos hechos en que la esperanza queda fuera de la ecuación, mi amigo tuitero @Emmanuel_Lazos ha propuesto un pequeño giro a la famosa frase del libro de Hansen y Canfield; habla con frecuencia del “Caldo de alma para el pollo” (En Twitter, puede buscarse con el #Hashtag #CaldoDeAlmaParaElPollo.

¿En qué casos aplica bien esta frase? Pues… he aquí algunos ejemplos:

  • Cuándo crees que lo material es más importante que lo espiritual.
  • Cuándo crees que el ahora es más importante que el futuro.
  • Cuándo crees que no importa lo que hagas, las cosas no cambiarán.
  • Cuándo crees que el cuerpo es más relevante que la mente.
  • Cuándo, simplemente, estás de irónico (como originalmente lo planteó Emmanuel).

Más allá de este ejercicio de humor negro, sarcasmo -y de vez en cuando grandes verdades “contraintuitivas” o “políticamente incorrectas” que resultan del mismo-, hay que reivindicar la capacidad de decir lo que suena intolerable. Ya sea que te sientes mal y no quieres hablar de ello, o que quieres decir algo que piensas o sientes, aunque le moleste a los demás. Simplemente, hay veces en que se debe hacer lo que se debe hacer, les guste o no a los otros. En que hay que hacer un “caldo de alma” y dárselo al pollo.

Tal vez un ejemplo un tanto extremo son los “Pósters Desmotivacionales” que la empresa Despair (www.despair.com) ofrece en internet: parodiando los pósters motivacionales, buscan el contrasentido de los mismos. Por ejemplo, a la frase “Fallarás el 100% de los tiros que no intentes” lo complementan con “y estadísticamente, también fallarás en el 99% de los que sí intentes”. O bien “Gobierno: Si crees que los problemas que creamos son malos, espera a ver las soluciones que propondremos”. Y que tal “Hay que tener a tus amigos cerca. Pero a tus enemigos más cerca. Y si es posible, a tus amigos entre tú y tus enemgios”.  O bien, su definición de “Desmotivar“, que les ofrecemos a continuación:

Desmotivación - www.despair.com

Desmotivación – www.despair.com

“Algunas veces la mejor solución a los problemas de moral es simplemente despedir a todas las personas infelices” www.despair.com

Un comentario

No se admiten más comentarios