Das Lügen Auto

Das Lügen Auto

Das Lügen Auto

Gran escándalo mundial sacudió esta semana a al firma alemana Volkswagen, tras saberse que casi once millones de vehículos a diesel fabricados por ellos están “trucados” para mentir ante las pruebas de emisiones de contaminantes. Por eso decimos que son “el auto mentiroso” o Das Lügen Auto en alemán (parodiando su campaña de “Das Auto”, EL automovil). Este fraude descubierto costó ya el 20% del valor de la compañía y obligó a su director general mundial a renunciar a su alto cargo.

Aunque la historia ya parece conocida, hay tres ideas que quiero comentar sobre ello:

1.- Se descubrió por accidente. Es decir, no se estaba buscando -ni siquiera se consideraba posible- un fraude. Se trataba de demostrar que la compañía tenía un doble rasero, al vender en Estados Unidos un carro más limpio y con menos emisiones que en Europa, en un intento por endurecer los controles ambientales europeos. Así que la ONG Clean Transportation puso un laboratorio de emisión de gases en la cajuela de un Jetta a diesel, esperando demostrar que las emisiones y el rendimiento en carretera eran mejores en EE.UU. que en Europa en el mismo modelo. La trampa de software detectaba cuándo el vehículo estaba en un dinamómetro (se revolucionaba mucho pero no avanzaba) y modificaba la mezcla de combustible de tal manera que la emisión fuera menor. Al hacer lo mismo en condiciones de carretera, no detectó que estaba siendo evaluado y no “mintió”, con lo que en lugar de probar que el motor americano era más eficiente, demostraron que las emisiones eran entre 20 y 40 veces más altas de lo permitido.

2.- La ciencia vale. Aunque el ejercicio se hizo a principios de 2014, fue hasta que se comprobó en distintos vehículos y recorridos el hecho fue cuándo se empezó a actuar con base en ello. Esto porque la contraparte era la Universidad de West Virginia. Al final, se hicieron pruebas de 2,100 km. de manejo entre Seattle y San Diego, es decir, toda la costa oeste. Y se hicieron en varios vehículos VW Jetta y Passat, y en BMW X5. Así, se pudo probar que era en los vehículos de Volkswagen nada más y que no era un incidente aislado. Es en mayo de 2014 que se le turnó el descubrimiento a la Agencia de Protección Ambiental. Pero es por sólida evidencia científica y no por meras suposiciones. Aunque también es lento el proceso: hace 6 años que funciona la “trampa” y desde mayo del año pasado se detectó. Casi año y medio tardó en hacerse público el hecho.

3.- Hay culpables. Aunque el CEO (Chief of Executive Office) de Volkswagen no ordenó que se hiciera la trampa, y se enteró de ello más avanzado el procedimiento, renunció a su cargo aceptando que la había regado al, uno, permitir una falla ética y dos, a no hacerla pública tan pronto la conoció, sino hasta que se hizo notoria en los medios.

Como sea, 20 mil millones de dólares de valor se perdieron por el chistecito, la confianza en la marca ha bajado tremendamente y con ello sus ventas futuras y eventualmente sus precios y utilidades. No duden que esto le pegará fuertemente a la economía de la ciudad de Puebla y a algunas ciudades del Bajío que abastecen a VW… en parte porque 3 de los cinco modelos afectados se fabrican allí para el mercado americano. 25% de la economía de Puebla se basa en Volkswagen y 25% de la producción de esa planta tiene que ver con los modelos afectados. Está complicado.

Acá, algo que nos gustaría ver más: alguien de alto nivel haciéndose responsable de un error que no fue suyo, pero que ocurrió bajo su mando:
.

Imagen de hoy Eurodubs .com via Compfight y video desde YouTube.

No se admiten más comentarios