De vacaciones… Mentales

De vacaciones... Mentales

De vacaciones… Mentales

No ha pasado una semana desde la vuelta clases, y las personas ya están incómodas y molestas pensando en las próximas vacaciones. Tal parece que existe una urgencia por estar en cualquier otro lado que no sea el aquí y el ahora. Tal vez porque ir de vacaciones nos enfrenta a una visión diferente del mundo, ya sea por estar una playa cuando se vive en la ciudad; o al estar en un país que usa la moneda diferente, comidas distintas, taxis de otro color y policías de diferente actitud. O, simplemente, por no estar en la rutina cotidiana.

Otra cosa que nos gusta mucho de las vacaciones es cambiar el ritmo; quienes trabajan bajo mucho estrés, pasar un rato sin preocuparse por el reloj o por la siguiente cita es algo muy agradable. ¡Vaya! creo que no tengo que venderles la idea de que las vacaciones son buenas, algo que a todos nos gusta y que desearíamos que fueran más frecuentes y más largas. En eso estamos de acuerdo.

Hoy quiero proponerles que al menos cinco minutos al día se tomen unas pequeñas “vacaciones mentales”. Estas consisten en dejar de lado el reloj, la rutina y la costumbre para tratar de ver nuestro entorno inmediato con otros ojos. Nada mejor que suspender un rato el trabajo, y hacer una buena plática con un amigo; contar un chiste, pensar en una reflexión profunda. O incluso, leer un blog como este o como Monoaureo.

Hace poco pude tomarme una pequeña pausa unos 15 minutos para tomar un café cerca de la oficina, pero en un entorno y un contexto distinto a lo que hacemos en el día a día: Una plática general sobre diversos temas, pero más personales y profundos que los que habitualmente se tocan con tus amigos del trabajo; incluso con una persona distinta, con la que no suelo hacer eso.

A final de cuentas mi vacación mental de un cuarto de hora consistió en paladear el café, beberlo sin prisas y sin tener que preocuparse de regresar de volada a la oficina. Simplemente, hacer una mini pausa en el día y ponerse en el mismo estado mental en el que estás en las vacaciones: alerta ante la novedad y relajado en general. Les garantizo que eso ayuda a pasarla mejor, a ser mas productivos y, a final de cuentas, a disfrutar la vida.. que de eso se trata.

No se admiten más comentarios