El pan cansa…

El pan cansa... dicen

El pan cansa… dicen

Leer es un peligro para la salud. No, no es broma: entre más lees, más te puedes enterar de cosas que te hacen daño, te enferman o incluso cambian tu vida. Pero si además están bien sustentadas, bien planteadas y de manera convincente, pueden lograr que cambies hábitos arraigados.

Eso me pasó al leer “Cerebro de pan“, del Doctor David Perlmutter. Este texto ha sido primer lugar en la lista del New York Times a muy poco tiempo de su publicación. Y no es para menos: el autor es el único médico que es tanto Neurólogo acreditado y miembro del Colegio Estadounidense de Nutrición (único médico que tiene ambas acreditaciones) así como fundador y socio del Consejo Estadounidense de Medicina Holística e Integral. Y, por si fuera poco incentivo, su padre de 96 años padece Alzheimer y se ha dedicado a buscar causas y soluciones a esta enfermedad.

Un texto muy técnico y profesional, con devastadora evidencia respecto a que la pandemia de obesidad y el aumento de casos de demencia senil y Alzheimer están vinculadas a quien creíamos un aliado en la alimentación: el trigo. Sea en pan, pastas, galletas o incluso como aditivo en champús o cosméticos, contribuye más de lo que creíamos en inflamar el cerebro -así como los intestinos y las articulaciones-. Y si se asocia su consumo con azúcar y otros carbohidratos refinados, es una combinación mortal.

El mayor efecto de la lectura de este libro fue decidirme, de una vez por todas, a suspender la ingesta de pan y galletas -alimentos que eran básicos para mi- y perderle el miedo a los huevos y ciertos aceites. Si todo marcha bien y me apego al plan de 30 días, creo que veré diferencias importantes. A menos de cinco días de hacerlo, empiezan a notarse cambios fundamentales.

El texto merece cuatro estrellas porque la parte técnica domina la gran mayoría y, si bien no es altamente complejo, tampoco es para un público lego. Incluso con algunos referentes médicos ya conocidos, hubieron partes en que costaron trabajo. También la parte de las recetas podría ser mucho mejor trabajada, así como la presentación del plan de 30 días. Pensé que ocuparía una parte sustancial del texto, y es apenas uno de los diez capítulos.

Aún así, es una lectura muy recomendable y que en verdad puede transformar tu vida. O, al menos, volverte loco con la posibilidad de contraer demencia senil al acabar una dona o tres galletas…

También cabe aclarar que en las más de 2,000 reseñas de la versión en inglés las que lo califican muy bajo -una estrella- tienen argumentos sólidos y detallados en su contra, y las que le dan cinco estrellas dicen cosas como “muy bueno” o “gran libro”. Lo cierto es que no es para hacer absolutamente todo lo que dice a pie juntillas, pero sin duda tiene buenos consejos -por ejemplo, sustituir el azúcar refinada por el consumo directo de algunas frutas al día; o dejar de lado aceites vegetales como cártamo o soya y utilizar aceite de oliva-. Y el efecto positivo tiende a acumularse y coincide con otras versiones que había escuchado. Creo que puede funcionar bien.

Si a alguien le interesa saber más del libro, los invito a leer las siguientes entradas de “Dichos y Bichos” en dónde repasaremos algunos de sus detalles. O si se deciden a comprarlo, está disponible en Amazon para Kindle -sea el aparato o sus emuladores para PC, Mac, BlackBerry, Android o iPad- lo pueden conseguir en la siguiente liga:

.

Imagen de hoy: Eric.Parker via Compfight cc

No se admiten más comentarios