Esos son los días de nuestras vidas…

No sé bien por qué, pero ahora los sábados amanezco feliz de ver entrar el sol por la ventana mientras los niños juegan. En realidad, no sé, pero sospecho…

Sospecho que son los días en que nos despertamos sin prisa, sin carreras -incluso el domingo no, porque hay que ir a misa temprano para aprovechar el día; y aunque hay tiempo está esa sensación de urgencia-.

También veo que son los días en que me puedo tirar al piso a jugar con los pequeños, y veo cuán felices somos todos. Es un día de paz y tranquilidad.

Verán, hace poco tuve una pérdida súbita e inesperada. Y mucho de lo que había en la vida se perdió de golpe. Las agendas llenas, la gente buscando con insistencia… dieron paso a un teléfono casi mudo y a muy poca interacción con los demás. Y la gran paradoja es que los que no se fueron, los que no cambiaron, los que no me dejaron, para los que soy realmente importante… son mi familia.

Creo que todos lo sabemos; pero el hecho de que lo vivas, lo hace más consciente y permanente. En fin, quiero confesarles que en estos sábados la canción que me acompaña es “Those are the days of my life”. No en la versión original, sino en la del musical “We will rock you”, que es más suavecita pero sin la voz original de Freddie Mercury, y que pueden escuchar AQUI (lo lamento, sólo está el audio…).

La parte que más me mueve es esta, la del principio:

SOMETIMES I GET THE FEELING
I WAS BACK IN THE OLD DAYS, LONG AGO
WHEN WE WERE KIDS, WHEN WE WERE YOUNG
THINGS SEEMED SO PERFECT, YOU KNOW…?
THE DAYS WERE ENDLESS, WE WERE CRAZY, WE WERE YOUNG…

THE SUN WAS ALWAYS SHINING, WE JUST LIVED FOR FUN…
SOMETIMES IT SEEMS LIKE LATELY, I JUST DON’T KNOW
THE REST OF MY LIFE HAS BEEN JUST A SHOW…”

 

Esto es algo que podría traducirse como:

Algunas veces tengo la sensación
de estar de vuelta en los días idos, de hace mucho,
de cuándo éramos niños, de cuando éramos jóvenes,
las cosas parecían perfectas, ¿Sabes?
los días eran interminables, éramos locos, éramos jóvenes…

El sol siempre brillaba, vivíamos sólo por la diversión…
a veces me parece que últimamente, no lo sé…
el resto de mi vida ha sido sólo un show.”

 

Por cierto, este fue el último video que filmó Freddy Mercury con Queen antes de morir… Lo que añade algo de nostalgia al tema, supongo. Aquí está el video en versión original en alta definición (o eso dicen). Les invito a acompañarme en la felicidad de una mañana de sábado, en la que juego como en los días de ayer… tirado de panza, con mis enanos, como un niño más… con el sol siempre brillando y vivendo sólo por la diversión. Un momento fuera del tiempo… Asi son los días de nuestras vidas en la mañana de sábado.

 

5 comentarios

  1. Lo sencillo es lo mejor y la familia, a la mexicana, es lo máximo.
    Llamaré a mis hermanos y hermanas, para recordar esos días en los que mi madre nos hacia pic nic en la sala de la casa para ver una pelicula.
    Buena canción.

    • Si logramos no sólo transmitirte esa "nostalgia por el presente" de que habla el post, sino hacer algo por acercarte más a tu familia, escribir este post valió la pena. Gracias por venir y comentarlo. Saludos -a t i y a toda la familia 😉 )

  2. Siempre he pensado que lo más sencillo es lo más placentero de la vida y por lo general esta en casa y es la familia

    Un ejemplo claro en mi caso en cuando vemos una película en casa acostados y casi encimados en la misma cama -todos los integrantes de la familia, incluido el perro- junto con una gran olla de palomitas caseras recién hechas, para mi sentir a toda la familia junta disfrutando una película por mas simple o trivial que sea es de los mas satisfactorio cuando estoy con la familia, entiendo que los hijos crecen por lo que es rico disfrutar esos momentos.

    Saludos
    Luis Sánchez
    @luis_sr

    • Luis: Cuán cierto… hay pocos placeres como tirarse todos en bola, comiendo palomitas… y todo tranquilo, darse un par de horas juntos viendo y comentando lo mismo. Bienvenidos tus comentarios, saludos…

  3. Muy bonito post! Después de todo, la naturaleza del golpe no importa, ya que terminamos lamentando más el dolor en las partes no tangibles que intangibles de nuestro ser. Hace dos meses me sucedió algo similar y aunque no estaba muy receptiva que digamos a las muestras de afecto de mi familia, ellos sabían que los necesitaba y me acompañaron en mi dolor silenciosamente… ahora que tengo un poco más de perspectiva pienso lo mismo que tú: no pienso sacrificar más a mi familia ni a mis seres queridos por cosas que después de todo no importan tanto. Saludos!!

No se admiten más comentarios