Éxodo, dioses y reyes

Éxodo, el arca y otras cosas

Éxodo, el arca y otras cosas

Volver a un clásico que todos conocen y que las tres principales religiones monoteístas del mundo asumen como parte de su tradición no es una tarea fácil. Recrear una de las más monumentales producciones de cine de todos los tiempos tampoco. Y tratar de hacer ambas cosas es algo que solo Ridley Scott podía atreverse.

Su más reciente película “Éxodo, dioses y reyes” procura recrear la historia de Moisés, criado como sobrino del Faraón y primo hermano del heredero al trono egipcio, hasta que el primero descubre que es judío y que tiene la obligación moral de liberar a su pueblo. Es decir, la historia dista de ser nueva, pero Scott intenta una interpretación novedosa y diferente.

También es inevitable la comparación con “Los 10 mandamientos”, la majestuosa producción de Cecil B. de Mille que nos enseño como el Moisés de Charlton Heston podía abrir el Mar Rojo al alzar su cayado en un efecto visual largamente insuperado y que incluso mereció el premio Oscar.

La visión de Ridley Scott es formidable en lo que a la reconstrucción del ambiente se refiere: tenemos un Egipto detallado, desde los palacios hasta las casas; detalles como el “aire acondicionado” del Faraón son precisas. La música es monumental y el vestuario y maquillaje no tienen desperdicio: no te queda duda de estar viajando en el tiempo hasta el Egipto de esos años.

El problema principal es que los personajes son antipáticos y no logras conectar con ninguno. Moisés es un líder que no quiere serlo y que no desea ser judío tampoco, por lo que todo lo hace a fuerzas. El Faraón no quiere serlo y no sabe cómo debe ser un Faraón, por lo que toma actitudes volátiles y complicadas. Los demás personajes adolecen de lo mismo; pero en ese sentido, el peor personaje es “Yo Soy”, una interpretación un tanto libre de un Dios caprichoso y soberbio.

Por lo que respecta a los efectos especiales, peca de “demaísmo”: demasiados cocodrilos, demasiadas langostas, demasiadas ranas, demasiados soldados, demasiados esclavos, demasiados asesinatos, demasiados fugitivos. Créanme que ver 400,000 hebreos huir no hace que la película sea mejor; como tampoco ver 10,000 ranas en la recámara del Faraón. Son excesos que le quitan verosimilitud a la película y no tienen sentido. Con menos, hubiera logrado más.

Ejemplo de los aciertos: asumir que hay una secuencia lógica en las plagas: como el río se queda sin aire, los peces mueren; a la muerte de los peces, abundan moscas y larvas; eso atrae a muchas ranas y con tanto animal muerto y el agua podrida por todas partes, muere el ganado y enferman los hombres. Así, suenan lógicos y no requieren, siquiera, de milagros para entenderse.

También es majestuosa la escena de la batalla inicial entre Egipto y los Hititas. Pero hay muchas cosas que dejó sueltas o que trató de implicar para profundizar la historia y no las trabajó, por lo que para adornos están muy feos y para hechos duros, muy débiles. Como ejemplo de ello, la relación entre el Faraón y las sacerdotisas adivinas.

Gusta ver que hizo un trabajo de interpretación que no hace pensar que estás leyendo la Biblia; a ratos, asemeja tanto a Gladiador que sientes que tenía que referirse a ella, por ejemplo, en el hecho de que el moribundo Faraón prefiera a Moisés que a su hijo Ramsés para que le herede el trono… y éste le ayude a bien morir antes de tiempo; que destierre a su rival creyéndole muerto y que, a su regreso, logre presionarlo a tomar decisiones por apoyo de las masas. Si eso no es “Gladiador”, se le parece tanto que lo único diferente parece ser la locación: Egipto no es Roma; pero la historia parece intercambiable.

En fin, la tarea no era fácil y creo que ha fallado en ella. Vale la pena de ver, sin duda; pero no se volverá el gran clásico del siglo XXI que sea digno heredero de la obra hecha hace casi medio siglo.

Si te gustó esta entrada, compártela en Twitter con un click:

Imagen de hoy por Michael Reeve via Compfight

Calif. 3.50 de 5 posibles
Tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

4 Responses to Éxodo, dioses y reyes

  1. Tinosoft says:

    Faltó incluir el discurso: "Yo soy Moisés, hijo de hebreos asesinados… y les voy a meter muchas plagas ya sea en esta vida o en la otra"
    My recent post Aplicaciones para Descargar MP3

  2. Germán CR says:

    Hola Gonzo… Muy buena tu reseña de la pelicula, aunque me sigues dejando con la duda valdrá la pena orla a ver o no… En fin, que me esperaré a la crica de Nicasio para decidir si voy al cine o me esperó a que la lleve mi pirata de cabecera o de plano paso de largo… Saludos… Felicidades por la novela.

    • gjsuap says:

      Te diría “vela”, pero no va calada ni garantizada. Tiene elementos excelentes y los tiene pésimos. Depende mucho del gusto del cliente…