Guerreros

Vicente Guerrero: Mexicano de excepción

Vicente Guerrero: Mexicano de excepción

Llevamos un par de días reflexionando lo que implica ser guerreros, utilizando para ello el enfoque del guerrero pacífico que plantea Dan Millman (ya sea en su película o en sus libros). Pero por supuesto no es la única posibilidad real de hacerlo.

Si me piden definir lo que es “ser guerrero”, en el caso mexicano utilizaría a su homónimo Vicente Guerrero. Caudillo de la Independencia nacional, se incorpora al movimiento a invitación de José María Morelos (quien como él tenía ascendencia negroide, y por tanto ambos encontraron ciertas dificultades para vivir en una sociedad criolla y clasista). A la captura y muerte de los líderes de la primera etapa, queda Guerrero al frente de los ejércitos del sur, relativamente diezmados y viviendo una guerra de guerrillas en las zonas de lo que hoy son los estados de Guerrero y Oaxaca, principalmente. (En contraste, Guadalupe Victoria vivía como un eremita escondido casi solitario en las selvas veracruzanas).

Destaca porque ante una petición de su padre de rendirse a las tropas realistas, con los ojos llorosos y de rodillas ante el hijo, éste responde: “Señores, éste es mi padre, ha venido a ofrecerme el perdón de los españoles y un trabajo como general español. Yo siempre lo he respetado, pero la patria es primero”.

Cuando llega a un acuerdo con Agustín de Iturbide en el célebre “abrazo de Acatempan” para concluir la guerra y declarar la independencia, logra concretar la idea de quienes fueran sus jefes sin traicionar al movimiento. Eso ocurre el 10 de febrero de 1821, y contribuye a la creación del ejército Trigarante y a la declaración de Independencia del 27 de septiembre.

También lo recordamos porque fue el tercer presidente de México, si bien duró en encargo poco menos de un año. Fue suplente de Guadalupe Victoria. Aunque era sumamente popular, eran los Congresos de los Estados quienes elegían al sucesor, y escogieron a Miguel Gómez Pedraza. Sin embargo, revueltas militares de Santa Anna y protestas civiles en la capital llevaron a la renuncia de éste y al nombramiento de Guerrero.

Como presidente, su mayor obra fue expedir el decreto de la abolición de la esclavitud el 15 de septiembre de 1829. Con eso cumplía la idea de Hidalgo sobre el mismo tema. Sin embargo, esto desató malestar entre muchos ricos terratenientes, particularmente en Texas y el norte del país. También su reforma fiscal que pretendía cobrar más impuestos a los ricos contribuyó a que una revuelta popular y asonada militar lo declararan ilegítimo, fuera depuesto por el congreso y se fuera a pelear al sur del país. Capturado a traición, fue fusilado en 1831.

Viene a cuento esta historia, porque en un comentario a una entrada anterior, mi amiga y colega Cecilia Porras nos dejó una reflexión aquí y un comentario en Facebook. Al revisar ambos, me encuentro en su muro el siguiente texto:

Empezar. Esa es la primera gran decisión.

¿Qué es un guerrero?

Un guerrero se preocupa y piensa antes de hacer cualquier decisión,

lucha sin entregarse, sin una queja, sin titubear;

un guerrero acepta la responsabilidad de sus actos,

del más trivial de sus actos.

Espera con paciencia,

sabiendo qué esperar y sabiendo qué cosa espera;

un guerrero nunca está ocioso ni tiene prisa, es paciente.

El espíritu de un guerrero sólo está engranado para la lucha,

y cada lucha es la última batalla sobre la tierra.

Para ser un guerrero no hay que tener miedo.

Iván W. Jiménez

 

Tal vez eso refleja tanto el carácter de Vicente Guerrero como lo que se espera de nosotros, guerreros pacíficos dispuestos a luchar contra nuestros defectos y contra las dificultades de la vida. Me da gusto compartir con ella -y con ustedes- estas reflexiones.

Calif. 4.33 de 5 posibles
Tagged , , , , . Bookmark the permalink.

4 Responses to Guerreros

  1. lizz says:

    Sabes me vino a la memoria expresiones que más ha llamado mi atención observando la película “Letters to God”, es cuando el niño que tiene cáncer le dice a su mamá: “¡soy un guerrero!”… Me conmovieron tanto esas palabras y me puse a pensar que finalmente todos somos guerreros, porque todos tenemos que combatir en alguna lucha…cuando nos enfermamos,cuando nos deprimimos,cuando la vida nos da un golpe, hacemos todo lo posible por seguir adelante, avanzando, luchando..para no dar una batalla como pérdida sin antes haberlo intentado.. asi nos caigamos uno y mil veces siempre hay que pensar.. ¡ERES UN GUERRERO! Tienes que combatir con todas tus fuerzas mientras sigas con vida. Aferrarte a lo que quieres para luchar con tesón y orgullo…
    Como siempre muy padre el contenido.. saludos Gonzalo 🙂

    (En la película, el niño muere, luego de haber enfrentado muchos tratamientos contra el cáncer, pero sin embargo deja un legado de amor y de fe en medio de todos los que le conocieron.)

  2. me encanto tu reflexion de guerreros por la patria..pues la patria somos todos… la patria se enseña a respetar desde la cuna… pues de esa cuna nace el amor por la lucha de cada ser humano contra las adversidades….las madrese que somos guerreras y los padres que tambien lo son… tenemos el deber de enseñar a los hijos el amor y el respto yque sean esos sus motivos principales para luchar como guerreros en esta vida y en este pais… viva mexico… viva los guerreros mexicanos =)::… excelente reflexion y felicidades…conse tuiteri….tuityu later =)

  3. Jorge Sanchez Tello says:

    Además el guerrero debe tener honor y palabra, hoy los guerreros deben ser por la paz y por un mundo mejor. Muy interesante entrada @jorgeteilus

  4. Efrén Murillo says:

    Como siempre, muy buenos contenidos. Felicidades, estimado Gonzalo. Te seguimos leyendo.