Hora de aprender

Aprendiendo

Aprendiendo

La semana anterior fue definitivamente una semana de aprendizajes. Estoy replanteando muchas cosas que estaba haciendo para confirmar si las hice bien o no. Y a la vez, redefinir lo que se debe hacer o no y la manera correcta de hacerlo.

Descubrí, por ejemplo, que aunque es buena idea el intentar las clases en vivo, no necesariamente llega la gente que confirma su asistencia y otros aparecen sin siquiera reservar. Así que esmerarme en controlar la asistencia en los eventos virtuales bien puede hacerse de otra forma.

Otra lección que aprendí es que no puedes batallar de más con la tecnología: si quiere colaborar lo va a hacer y si no, también lo va a hacer. Por ejemplo, el número de sesión cambió porque se me “cayó” la computadora y tuve que reiniciarlo, pero no me di cuenta hasta que empezaron a llegar las quejas de por qué había suspendido la transmisión…

En cuanto dejé de tratar de controlarlo todo y empecé a fluir naturalmente,  las cosas salieron mejor que cuándo estaba preocupado por hacer todo perfecto. Por ejemplo, en la tercera sesión “dejé correr” las cosas, asumiendo que me estaban viendo miles de personas -fueron más de dos decenas, pero… asumí que eran millones- y empecé a relajarme y dejar fluir. Fue, sin duda, la mejor sesión de las tres.

Al final, nos llegó retroalimentación: alguna muy positiva, otra con propuestas interesantes, un par de quejas. Créanme que les haré caso a la gran mayoría de ellas y haré adecuaciones a los proyectos.

Les puedo decir que descubrí que me alegra mucho, que me gusta mucho esta propuesta de dar clases virtuales sobre temas que me apasionan. Así que haré más y mejores materiales cada vez.

Uno de los consejos más útiles que me llegaron es que en lugar de esforzarme en hacer talleres en vivo de una hora, grabe bloques más pequeños con consejos prácticos de 5 ó 6 minutos y no más, para que las personas que tengan tiempo de ver una hora la vean, y los que no vean sólo el consejo que les interesa. Ese modelo me late y lo avanzaremos más adelante.

El resultado final fue positivo; tal vez no el idóneo, pero positivo. Puedo decirles entonces que esta hora de aprender ha funcionado. Seguiré probando variaciones antes de lanzar el tema en grande y avanzar con más proyectos que quiero comentarles.

También observé que este modelo de alternar entradas un día si y un día no se cae mucho el fin de semana, por lo que he decidido publicar lunes, miércoles y viernes únicamente. Espero que la regularidad en las publicaciones los invite a visitar y compartir más en el blog Dichos y Bichos.

Y por cierto, para quienes aún no la han visto, acá va de nuevo la tercera sesión del taller Escribe Hoy, grabada en vivo… Son menos de 40 minutos y ya le agregamos portadillas a las secciones, para que sea más fácil de navegar. Espero sus comentarios:

 . .

Imagen de hoy Creative Commons License woodleywonderworks via Compfight

Calif. 4.00 de 5 posibles
Bookmark the permalink.

Comments are closed.