Lleguemos a la cúspide de la Revolución

Para los que no solemos salir de vacaciones esta semana, nos queda una ciudad para el disfrute. Solemos estar tentados a cerrar las puertas y quedarnos tranquilos… Obvio, sabemos que eso no basta y no es posible en el largo plazo. Pero la tentación de quedarnos una ciudad deliciosa se siente en el aire.

Plaza de la República - Fuentes nuevas

Plaza de la República - Fuentes nuevas

Estos días aproveché para ir a visitar el Monumento a la Revolución, recién remozado. Por años fue parte de mi paisaje cotidiano -mis padres viven muy cerca, así que lo veía todos los días al entrar o salir de casa-. Pero no lo había visto en su reciente adecuación.En la Plaza de la República en la que se encuentra se instalaron nuevas fuentes. Muchos las utilizan cual si fueran balneario. Incluso, sus alrededores huelen a perro mojado, por las mascotas que también se bañan allí.

El nuevo elevador de cristal

El nuevo elevador de cristal

Se instaló al centro de la cúpula un elevador de cristal que va desde el sótano del edificio hasta el centro de la cúpula principal; el recorrido es francamente sorprendente y en el vestíbulo en que se aborda hay cafetería, tienda de souvenirs y el acceso al totalmente renovado Museo de la Revolución. El elevador se ve impactante desde afuera, y más desde adentro. Es algo realmente sorprendente que vale la pena visitar.

La cúpula, desde adentro

La cúpula, desde adentro

Estar dentro de la cúpula con el vacío a ambos lados es una experiencia sorprendente. Los sonidos se amplifican y el descenso de esta escalera es complicado al inicio: entre la subida del elevador, el vértigo de la altura, los sonidos amplificados y la sensación de vacío vale la pena, pero a la vez no se la recomiendo a quienes les de miedo la altura. Yo tardé un par de minutos en recuperar el equilibrio y animarme a bajar.

Avenida de la República desde arriba

Avenida de la República desde arriba

Espero que se les antoje la visita. De verdad es un ángulo diferente e interesante para ver la ciudad: Torre de Pemex, Paseo de la Reforma desde un costado, los edificios altos del norte de la ciudad, incluyendo la torre triangular de Banobras, el Museo del Chopo (obra de Gustaf Eiffel, el mismo de la torre Eiffel de París) y, por supuesto, la vista a la Plaza de la República, la Avenida de la República con sus 32 asta banderas -una de cada estado- y su continuación en la avenida Juárez, que con atención en un día claro permite ver al fondo de la misma… El Palacio Nacional en el Zócalo.

Es un buen paseo para conocer el centro de la ciudad desde otra perspectiva. Hay que recordar que iba a ser el Palacio Legislativo del Porfiriato, y está a menos de un kilómetro del nuevo Senado. Los invito a que lleguemos a la cúspide de la Revolución, aquí, el video del ascenso del elevador de cristal:

Si van a estar en la capital esta semana, no se lo deben perder (y si viven aquí, menos: dense una vuelta). El paseo cuesta $40 para los adultos, $20 para los niños y adultos mayores, y otro tanto si van al Museo. Los fines de semana cierra a las diez de la noche (dejan de vender boletos media hora antes). Los miércoles la entrada es libre… Vale la visita, no se la pierdan.

Calif. 4.50 de 5 posibles
Tagged , , , . Bookmark the permalink.

5 Responses to Lleguemos a la cúspide de la Revolución

  1. De hecho con la remodelación total de la Plaza de la República -lugar donde se encuentra el monumento a la Revolución mexicana- la zona se volvió de nueva cuenta transitable y digna de pasear, hace algunos años ir del monumento a la Revolución al Museo de San Carlos (en Puente de Alvarado), era zona de alto riesgo donde indigentes vivían en un parque muy cerca de ahí, la verdad era un poco peligroso, ahora que renovaron la zona hasta ganas dan de que abran de nueva cuenta el Frontón México que esta al lado, me gusta la ida de un tour por la ciudad, lo deberíamos hacer para comentarlo… en otra historia #retoblog
     
    saludos
    Luis Sánchez
    @luis_sr
    My recent post Tecnología multitask vs concentración

    • gjsuap says:

      Así es Luis… el jardín Tabacalera tiene monumentos a los iniciadores de la Revolución Cubana -el Che Guevara, otro doctor…- porque era allí donde se reunían a planear su viaje en el Grannma. Fidel Castro vivía a dos cuadras de allí. Y era, en efecto, un jardín lleno de teporochos y ladrones. Hoy está parcialmente recuperado.

      Y del Frontón México… lleva quince años en huelga, y para reabrirlo el sindicato exige el pago de salarios caídos. Evidentemente, eso no es posible así que temo que seguirá cerrado indefinidamente.

      Saludos!

  2. Qué tan *tan* bonito, Gonzalo! No puedo creer que viviste tan cerca a este monumento por tantos años. =) Aprendo más y más que tanta cultura hay aquí en sudamerica. =) No puedo esperar para visitar México algún día. Todo parece tan maravilloso — menos el olor de perro mojado. Hehe! =P
    My recent post The Via Crucis of a Personal Pilgrimage

  3. Lizzeth says:

    Para mí fue un pequeño Tour en la Cd. de México y conocer los puntos interesantes que visitar… espero tener pronto una oportunidad, espero los capitalinos (sin ser peyorativa) aprovechen y disfruten la ciudad… realmente me gusto =))