El Loco del chaleco

Hemos estado reflexionando sobre el Fenómeno Antanas Mockus y su “fracaso” al no lograr ganar la elección presidencial (¡Vaya! Ni siquiera empató en ella) pese a que presentaba todo lo que los analistas piden de un buen candidato ciudadano: que no milite en un partido político tradicional; que tenga buen nombre -y si está vinculado a temas públicos, mejor- que tenga una propuesta novedosa y la presente de manera fresca ante el electorado.

Por otra parte, también tenía unos negativos: que lo apoyara el partido Verde, de reciente creación; que vacilara durante los debates no apoyaba; que algunas de sus posiciones  no fueran claras. O peor aún, que su fama y el apodo de “el loco” le siguieran pesando, como ocurrió en parte cuando era alcalde de Bogotá. Cuando, por ejemplo, amenazado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (las FARC) empezó a usar chaleco blindado… con un corazón recortado en el pecho, y comentando en muchas de sus apariciones públicas que no les tenía miedo, que si estaban allí, tiraran a matar.

Calif. 3.50 de 5 posibles
Tagged , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.