No hagan eso…

Hay días que me espantan las decisiones que se toman en el mundo, por no acabar de comprender que: 1.- El mundo es dinámico, todo cambia. 2.- No puedes conocer plenamente todos los efectos de tus decisiones.

Veamos: ¿Te imaginas un mundo en el que no tuviéramos refrigeradores, porque hay que proteger a los fabricantes de hielo? Cuando surgió la tecnología que permitía enfriar en casa a bajo costo, muchos entraron a ese modelo y hoy tenemos refrigeradores en casa. (Digo, a nivel global será un billón de personas; tampoco es que “todo mundo” lo tenga). Lo mismo sería si los fabricantes de automóviles hubieran sido vetados legalmente por un sindicato de criadores de caballos para tiro. Y lo peor del caso es que muchas decisiones fallidas, que pretenden proteger un sector o una industria fallan precisamente porque la ley se incumple si hay incentivos más fuertes.

Por ejemplo, ¿Cuántos videoclubs quedan? Muy pocos respecto a lo que fue su cresta, a finales de los noventa. ¿Qué mató al negocio? Si, de un lado la piratería (¿Por qué pagar $50 de una renta, si puedes comprar una copia ilegal en $10?). Del otro, la masificación del Internet (¿Por qué pagar $10 por una copia pirata, si puedes descargar la película gratis?). En otra vertiente, también la llegada de reproductores digitales (como la iPad) que permiten tener la película sin requerir tener a la mano videocasetera Y televisión simultáneamente. Y por último, los sistemas de cable “on demand”, que permiten rentar las películas sin salir de casa. Cuatro amenazas que acabaron con un negocio obsoleto.

A rescatar los mercados... ¡Dicen!

A rescatar los mercados... ¡Dicen!

Está la versión de que el gobierno de la Ciudad pretende crear una ley para proteger a los mercados públicos de los autoservicios, porque son “competencia desleal”. Afirman que hay que proteger a las 80,000 personas que viven de los mercados. Les tengo una noticia: Fracasarán. Porque, de un lado, las leyes federales permiten el libre comercio de bienes lícitos y el libre uso de la propiedad privada. Si, tal vez las delegaciones negarán el permiso inicial, pero nada más fácil que poner la tienda ilegalmente y luego regularizarla. Pero además, porque aunque 80 mil personas vivan de los mercados, ocho millones prefieren comodidad, buen servicio y precios más bajos. Si los encuentran en los mercados, irán. Pero, si como es el caso, no lo hay… ni haciendo ilegales los supermercados los podrán detener. Además, ya hay servicio de Supermercado con entrega a domicilio pidiendo por Internet o Teléfono, y ahí si no importa la ubicación de la tienda. Así no podrán “salvar” una tecnología obsoleta. O le ven sus ventajas comparativas y las fortalecen (alimentos preparados; arreglos florales/frutales bien integrados; trato cordial, cercano y amable) o no hay cómo salvarlos perjudicando a los consumidores.

El rescate a los mercados debe pasar por otro lado, no por prohibir la “competencia desleal”. Como la de los automóviles a las carretas de caballos…

13 comentarios

  1. Hola…
    Mercados y tianguis contra supermercados, es una lucha permanente y bastante desigual, con ventajas y desventajas para ambas partes. Además de un fabuloso botín político y económico para funcionarios, empresarios, colonos y dirigentes populares. No es de extrañar que ahora venga el Jefe de Gobierno y se ponga en el papel de defensor de las clases populares cuando que son solo los consumidores los que deciden a quien favorecen y a quien no con sus compras. Es evidente que la enorme cantidad de recursos con que disponen Walmart, Soriana y demás los hace ver como los malos de la película y sin embargo donde los mercados populares trabajan con calidad y profesionalismo no hay necesidad de paladines que vengan a defenderlos. Otra vez el político viene y dice lo que la audiencia del momento quiere oír aunque al final del día el discurso no quede mas que en eso un discurso mas. Saludos.

    • Tristemente, hay mucho de cierto en tu comentario. El problema es que ocho millones de consumidores tenemos una organización de grupo mucho más endeble que ochenta mil locatarios. Es más fácil que ellos se organicen en pro de sus intereses, que la gran mayoría en torno a los suyos. E insisto: tienen derecho a un sustento. Pero no a que sea un sustento garantizado por el Estado. Les toca adecuarse a los cambios, especializarse y mejorar… Gracias por comentar.

  2. Bueno, ya pudimos rescatar este comentario.

    Si, mi listado no es excluyente. Personas que como tú o yo preferimos pagar completo y respetar los derechos de autor, existimos; para nosotros, Cable On Demand o iTunes son magníficas opciones.

    Y también, hay mercados turísticamente atractivos. Ya no abastecen el día a día de la población, pero son parada obligada. Otros se especializan en ciertos temas.

  3. Mi comentario sale en el sidebar, pero no en el post, qué pasó acá? :S

    • Houston, we had a problem!! Como este plugin se acaba de instalar y estoy en proceso de configurarlo, hay comentarios que aparecen duplicados (te debió marcar un error al enviarlo, y lo enviaste nuevamente) y acaban en la dimensión desconocida…

      Déjame ver que sucede, y te aviso en cuanto quede resuelto. Disculpa la molestia…

    • Ya quedó activo… Por fin. Saludos!

      • Por favor, si tienen problemas con algún comentario o les da mensaje de error, avísenos al correo gjsuap @ gmail.com o con el formulario para mensajes de la barra lateral. Nos interesa mucho su participación. Gracias…

  4. Siendo un poco troll (sin intención de serlo) creo fervientemente que la piratería no mató los videoclubs, programas como iTunes, Netflix en Estados Unidos mataron al videoclub, hay gente que realmente apoya la industria (como yo, en serio) que en vez de ir a rentar una película mejor la renta desde iTunes, sin salir de casa y a un precio bastante similar a su copia en físico.
    Ahora, en pleno 2011, es meramente imposible que alguien vaya a un mercado a conseguir bienes. Los mercados (como el de la Ciudad de México, o San Juan de Dios, en Guadalajara) creo que se han convertido en puntos turísticos para el extranjero, lugares qué visitar en cada ida a la ciudad. Muchos de los mercados, en mi retorcido punto de vista, no son mas que eso, lugares turísticos. Quizá y estoy mal. No sé.
    Saludos.

  5. La competencia desleal sempre ha existido, de hecho es parte de la vida misma, sin embargo una buena competencia sobresale basicamente por la calidad, servicio, limpieza, rapidez, buen trato y mil cosas más que podrían aportar los mercados públicos en su procesos. La competencia desleal definitivamente es prohibir la instalación de supermercados porque también ellos tienen derecho a sobrevivir, también dependen numerosas familias que trabajan en centros comerciales, entonces toca a los mercados públicos EVOLUCIONAR para continuar con posibilidades en el mundo mercantil, yo prefiero ir a un supermercado porque es más limpio y cómodo pero también a un tianguis porque es mas barato y fresco entonces por cual decidirse?, eso el tiempo y la calidad lo decidirá, y eso… es otra historia. #retoblog

    Saludos
    Luis Sánchez
    @Luis_sr

    • Coincido parcialmente contigo: competencia "desleal" es que haya una trampa a favor de alguien, competencia "desigual" es cuando alguien tiene más ventajas por ser superior. Creo que en el sentido de tu comentario, el supermercado tiene competencia "desigual", precisamente por lo que mencionas: es más limpio, barato y cómodo. El tianguis (o mercado sobre ruedas) tiene ventajas: vende más fresco (porque lo que no venden se lo tienen que llevar de nuevo, no se queda embodegado), atiende puntos móviles lo que no satura el mercado, pero también está sólo una vez a la semana. El mercado "tradicional" tiene otras, que son las que se deben de apoyar. Si, impedir que les pongan un supermercado enfrente no los salvará de ser sucios, groseros o tener pocos clientes. Si son malos, no mejorarán por falta de competencia. Y los que son buenos o se especializan, tienen un nicho invencible (pienso en el Mercado Medellín de la colonia Roma, que vende productos colombianos…

    • Creo que la respuesta que había dado a tu post se perdió, por la misma falla que señala Ozmonk. En el post de mañana, ahondaré los comentarios. Pero coincido contigo: si quieres fresco, ve al tianguis; si quieres barato, ve al super. ¿Qué le queda a los mercados? ESPECIALIZARSE y evolucionar. Nadie tiene el ingreso seguro. ¡Gracias por comentar!

  6. De acuerdo. Si lo vemos bajo el lente puramente económico es claro que muchos preferiríamos manejar un poco más lejos con tal de obtener el buen servicio de los super mercados, o más allá, los más huevones como yo, preferiríamos levantar el teléfono y simplemente dictar lo que se nos venga a la mente, esperar y voilá! el super en casa!
    Creo que si le metemos el lente político podemos explicarnos más de esa decisión. en mi opinión tal vez ni se concrete la política pública, pero la pura promesa tendrá tranquilos a los mercaderes por un rato. Ni modo… se la creen. #RetoBlog

    • Creo que tienes un buen punto, algo que dejé de lado en el texto: Proponer no es lograr, y decir que harás no es hacer… Puede ser un buen movimiento político, sin implicaciones reales en lo legal. Gracias por comentar!

No se admiten más comentarios