Silencio. Sobrecogedora experiencia cinematográfica.

Silencio. Otra visión de Japón

Silencio. Otra visión de Japón

En la reciente entrega de los premios Oscar, había una película que me llamaba la atención, aunque no había podido ver antes. “Silencio”, de Martin Scorsese. Me llamaba la atención porque tenía nominación a la mejor fotografía, la que corrió a cargo del mexicano Rodrigo Prieto. Además, por ser un drama histórico sobre un tema poco abordado: los Jesuitas en Japón. Sin duda “Silencio” promete mucho.

Sin duda mi interés en el tema surge de que, durante algunos años en mi juventud, conocí y traté al padre Xavier Escalada, S.J. El padre Escalada fue, durante algún tiempo, obispo de las misiones en Japón. Y trajo de allá una interesante práctica del catolicisimo con técnicas zen de meditación.

¿A qué me refiero? Por ejemplo, que podías ir a su misa en meditación. No parándote y sentándote en cada momento, sino manteniendo la posición de “flor de loto”. Meditando a lo largo de toda la misa (excepto en la consagración, en que si nos inclinábamos o en la comunión, en que si nos levantábamos del lugar). Sin duda, de las mejores experiencias místicas que he vivido.

Pero además, aprendimos muchas cosas más. También hemos hablado de San Xavier, un modelo a seguir. Y si bien no acabé siendo sacerdote, si fueron experiencias que me marcaron. Sin dejar de lado que es lo más parecido a un “Caballero Jedi” de la vida real que he conocido. ¿Telequinesis, alguien?

Silencio. El contexto.

Así que, cosa rara, me fui al cine en lunes por la tarde. La sala, relativamente pequeña, estaba a la mitad. Pocas personas bajo un criterio, particularmente después del Premio Oscar; demasiadas si piensas que era lunes. Además, una película para un tema fuerte y con casi tres horas de duración.

En efecto, la fotografía de Rodrigo Prieto es excelente. Logra transmitir muy bien el carácter de Japón. Y no solo de ese país, sino de esa época. Consideren que los hechos de la película están ambientados entre 1633 y 1680. Resulta que tras la difusión del catolicismo de la mano de San Francisco Xavier -cofundador de la Orden Jesuita, con San Ignacio de Loyola- Japón había acumulado casi 300,000 cristianos. Así que a la autoridad imperial japonesa y sus representantes locales -particularmente en el sur del país- proscriben la religión católica e inician una persecución de cristianos.

Silencio: una reseña

La historia narra los padecimientos de tres sacerdotes portugueses de la Orden jesuita: Ferreira (Liam Neeson), quien se ha perdido en Japón y cuya búsqueda es el eje de la historia. Sebastiáo Rodrígues (Andrew Garfield) quien propone que hay que mantenerse allí, aunque sea con bajo perfil. Y Francisco Garrape (Adam Driver) quien pide que hay que dar testimonio, así sea a costa de la propia vida.

El dilema no es menor. ¿Deben mantenerse ocultos, aunque mueran miembros de la Iglesia, o deben confrontar de frente a la autoridad? Y hay otro eje: ¿Vale la pena defender un cristianismo “japonés” que no es lo original, o hay que rescatar su “pureza” a costa de perder simpatizantes?

Por si fuera poco se presenta en la película, y muy gráficamente ilustrado, la tortura a los creyentes. Crucificarlos en el mar. Decapitarlos. Colgarlos en pozos, de cabeza, en tanto se desangran… ¡Vaya! Una colección de momentos de martirio bastante fuertes para los débiles de corazón o para los que creen que eso sólo pasó en la Roma imperial en los primeros siglos.

El tema está en que los debates entre ambos curas jóvenes y posteriormente entre Ferreira y Rodríguez son fuertes. Pueden afrentar a muchos que se sentirían cómodos de ver esos testimonios de los mártires. “¿Su gloria y fama vale más que el sufrimiento de sus seguidores? ¿Por qué su Dios guarda silencio ante el dolor?” Frases que la autoridad japonesa dedica a los jesuitas durante sus juicios y torturas.

¿Mi recomendación? No es para todos… porque es una sobrecogedora experiencia cinematográfica. pero si, hay que verla. La ambientación, música y fotografía están muy bien logradas. Y Scorsese ha logrado una joya. ¡Y cómo no, si lleva 20 años en el proyecto! Como en otras reseñas, acá les dejo el trailer:

.

Imagen de hoy: Trey Ratcliff via Compfight y trailer vía YouTube.

No se admiten más comentarios