Star Wars VII: Armando la nueva saga (2)

¡Votemos!

¡Votemos!

Ahora que JJ Abrahams retomará la saga de Star Wars uno de los deportes favoritos de los fanáticos de la serie es adivinar qué hará y qué no. Y por supuesto que todos quisiéramos más de la mejor parte de Star Wars -la trilogía original- y menos de la segunda trilogía, la que narra los primeros años.

El problema radica en que George Lucas claudicó en una visión sombría y bélica -la historia de un niño granjero que vive en un planeta exterior e irrelevante, pero que sueña en aventuras estelares sin conocer que su padre es el segundo hombre más poderoso del Imperio Galáctico- para hacer películas homenaje a grandes sagas del cine, pero con poco que ver con un mundo marginal, hostil y de segundo uso.

Por ejemplo, en la trilogía original hay muy poco humor, y el que hay es muy natural. Es C-3P0 interrumpiendo un beso entre Han Solo y Leia Organa, o el diálogo entre ambos “-preferiría besar a un Wookie que a ti -Eso podemos arreglarlo”. O un aporte del actor Harrison Ford: a punto de quedar congelado en carbonita, Leia le grita “te amo”. Y el contesta con un “lo sé…”. Eso es el humor “original”. En el Episodio I crearon un personaje, Jar-Jar Binks que es la mezcla entre Capulina, Bob Marley y Goofy, que mete pastelazos, chistes baratos y torpeza-que-triunfa hasta el extremo. O un caballero Jedi que le teme a volar y a las alturas. Así no se puede. Pero el objetivo era hacer películas más infantiles y con productos “agradables” como los Ewoks.

En fin. La propuesta de guión original incluía introducir una hipotética hija de Han Solo y Leia Organa, con tendencia a caer al lado obscuro, particularmente cuando su tío Luke Skywalker se niega a entrenarla precisamente porque siente la presencia del “lado obscuro” del abuelo en ella, rechazo que la hace precipitarse a lo que se quería evitar. Los personajes originales -con sus respectivos actores- aparecerían más como referencia y con breves cameos.

Sin embargo, parece ser que se ha cambiado el enfoque: ahora, el Episodio VII versará en cómo Luke Skywalker trata de reconstruir la orden Jedi, buscando y entrenando a los mejores aprendices, al tiempo que su miedo a que el Imperio -o tropas de él que estén aisladas- busquen la forma de acabar con la nueva República. Para ello, según algunas referencias, se le ha ofrecido -y ya aceptó- el papel de Comandante Imperial al actor Hugo Weaver, famoso por su rol del Agente Smith en la trilogía Matrix.

Esto se prestaría para un conflicto interesante: el maestro Luke, que no conoció la orden Jedi original -a él lo entrenó el maestro de su padre, Obi-Wan Kenobi y posteriormente el maestro Yoda, ambos ya trascendidos por no decir muertos- debe reconstruirla. Pero ya no tiene guías o mentores, no hay Consejo ni órgano de gobierno y de hecho hasta el archivo fue destruido. Así que cualquier cosa que proponga es, en realidad, una visión personal y no la orden original. Tiene todos los elementos para crear algo que no es. Y su sobrina, si fuera el caso, puede demostrar que su tío va que vuela para un tirano intolerable y un supremo líder… como el que acaban de vencer al derrotar al Emperador. Nada mal: los conflictos familiares entreverados con los conflictos de “la corte” o de la Orden Jedi. Dónde ambas partes tienen razón, y ambas partes califican al otro de ser “el lado obscuro”. Nada mal…

Imagen de hoy Creative Commons License JD Hancock via Compfight

Calif. 4.00 de 5 posibles
Tagged , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.