Vamos adelante!

Zapata Catrin... no es el General, ¿o si?

Zapata Catrin... no es el General, ¿o si?

Este fin de semana cumplimos 100 años del llamado de Franciso I. Madero a las armas, a fin de procurar construir una democracia. O al menos, de hacer que Porfirio Díaz cumpliera el lema bajo el que se hiciera famoso al levantarse en armas contra Juárez primero y contra Lerdo después: “Sufragio efectivo, no reelección”. Aunque hay quien dice que, tras el interregno de Manuel González entre 1880 y 1884, don Porfirio sólo movió una coma en el texto para dejar “Sufragio efectivo no, reelección”. Pero vamos adelante: hay más que analizar sobre el manejo de imagen en la Revolución

Me llamó la atención un detalle en la iconografía revolucionaria: en el festival de una escuela, viendo las “estampitas” de héroes a escala monumental, todos los héroes de la guerra de Independencia carecían de bigote (aunque usaran unas patillas largas largas); pero los héroes -y hasta los villanos- de la Revolución tenían bigote y hasta barba. Es decir, en cien años el reclamo de una vida mejor permanecía intacto; el tema era si usar o no bigote. Y todos los pequeñitos bailarines usaban sombrero y bigote pintado; en algunos casos, cananas o rifles y ya estaban listos… ¡eran revolucionarios!

Tal parece que parte de su gran mérito como líderes fue el manejo de la mercadotecnia política: los cuatro grandes, Zapata, Villa, Madero y Carranza tenían un look, un estilo particular único e irrepetible: ya sea el metrosexual de rancho, el explorador inglés del desierto, el catrín de levita o el moderno Moisés de lentes circulares, todos tenían elementos identificadores muy claros.  Si vieras a Zapata vestido de catrín, deja de ser el General Zapata… ¿o no?

También reflexionábamos en una cosa más… Misma que comentaremos mañana en este blog.

Un comentario

  1. Pingback: 7ligas de noviembre | Dichos y Bichos

No se admiten más comentarios