Visita papal: unas reflexiones

Visita Papal

Visita Papal

Vamos casi a la mitad de la visita papal de Su Santidad Francisco a México y hay algunos puntos que deben tenerse en cuenta, tal vez para reflexionar sobre ello y también sobre lo que hemos cambiado como país en los años que han transcurrido desde 1979, primera vez que un Papa visitó nuestro país.

Sin duda la claridad y rigor de los mensajes papales han sido lo que se esperaba de Francico: valientes, directos, sin miedo al “que dirán” y hasta “políticamente incorrectos”: hablar con los obispos de que deben dejar de “grillarse” y pelearse con chismes y de espalda y que deben decirse las cosas de frente, por fuertes que sean, y si es necesario perdonarse después de ello y orar juntos es un mensaje fuerte y directo, particularmente al Arzobispo Primado de México y al vocero de la Conferencia Episcopal Mexicana, que hicieron de sus pleitos soterrados algo muy notorio.

Incluso, Garcí en El Financiero hizo eco de esa declaración papal en su cartón de este lunes, en que el Papa le recuerda a los obispos mexicanos “pelearse como hombres”. Supongo que está harto de que le lleguen cartas pidiendo que “someta” a alguna de las facciones en conflicto, y de ver que la división en la jerarquía eclesiástica mexicana sigue dañando sus esfuerzos por mejorar a la Iglesia Católica Apostólica Romana.

Peléense como hombres - Garcí

Peléense como hombres – Garcí

También llamó la atención que dijera en la recepción en Palacio Nacional que: “La experiencia nos demuestra que cada vez que buscamos el camino del privilegio o beneficio de unos pocos en detrimento del bien de todos, tarde o temprano la vida en sociedad se vuelve un terreno fértil para la corrupción, el narcotráfico, la exclusión de las culturas diferentes, la violencia e incluso el tráfico de personas, el secuestro y la muerte, causando sufrimiento y frenando el desarrollo”.

Visita Papal: los contrastes.

El escuchar y ver ese mensaje en ese sitio con ese público (representantes de los poderes de la Unión, de los partidos políticos, del cuerpo diplomático y representantes de líderes sociales y empresariales) sonaba parcialmente como un reproche: habló en contra del beneficio de unos pocos ante los pocos beneficiados que estaban en el Palacio Nacional.

Pero no importa: muchos no se dieron por aludidos: simplemente, subieron selfies tomadas en el Patio de Palacio -muchas no en tiempo real, porque una constante en la visita papal ha sido el bloqueo de señales de celulares en los eventos y sus cercanías. Tal parece que no se dieron por aludidos. Cabe destacar que en los días previos al inicio de la visita papal se hizo público que el anterior matrimonio religioso de la esposa del Presidente fue anulado en condiciones sospechosas… y recientemente revisado el proceso de sanción por el Vaticano, quien señaló que la Iglesia Mexicana obró con injusticia en ese caso.

En Ecatepec, el Papa Francisco comentó que hay tres tentaciones, la riqueza, la vanidad y el orgullo. Y de  la riqueza dijo: “adueñándonos de bienes que han sido dados para todos y utilizándolos tan sólo para mí o para los míos. Es tener el pan a base del sudor del otro, o hasta de su propia vida. Esa riqueza que es el pan con sabor a dolor, amargura, a sufrimiento. En una familia o en una sociedad corrupta es el pan que se le da de comer a los propios hijos”. Llama la atención particularmente porque Carlos Slim, el mexicano más rico y una de las diez personas más ricas del mundo ha sido el patrocinador privado más importante para esta visita. ¿El mensaje también le aplica a él o no? ¿Haber pagado buena parte de la logística para la visita papal le exonera de ese mensaje o no?

Visita Papal: las calles.

Tal vez lo que más me llamó la atención fue la relativamente poca presencia de población en las calles. Y comento: en 1979 el camino del Papa de México a Puebla -unos 132 kilómetros- se llenó en su totalidad con una valla humana de cuatro filas de fondo en cada lado, prácticamente sin huecos. En contraste, muchos de los recorridos -al menos en Ciudad de México- de no más de ocho kilómetros reunieron mucha gente, pero no la multitud que se hubiera esperado.

El evento en el Zócalo lució vacío:  había muchas personas, si; pero la plaza no se veía llena. Alguien me comentaba que, ante la versión de que se requerirían boletos para entrar muchas personas decidieron no ir. Pero muchas de las que recibieron boleto tampoco fueron ante la posibilidad de quedar en medio de una multitud para ver al Papa… demasiado lejos y en las pantallas. Así que tampoco fueron.

Pero tal vez por la llegada de las redes sociales, noté muchísimas quejas de personas molestas por los cierres de calles y los operativos de seguridad. No sé si se debe a que quienes estaban molestos podían manifestarlo directamente y recibieron mucha cobertura; o quienes disfrutan la visita estaban volcados a disfrutar la visita y no a comentarla en redes; pero el contraste si fue muy notable.

Visita papal: Ya no es festejo unánime

Por ejemplo: cuatro mujeres protestaron en uno de los recorridos contra la pederastia eclesial. Lo hicieron con el torso desnudo. Cuatro nada más. Tuvieron cobertura mediática. En otro de los recorridos, una pareja homosexual anunció con una manta que se casarían y pedían la bendición papal. También recibieron cobertura mediática. Para los medios fue notable que el Papa usara un sombrero de mariachi y que saludara a Cristian Castro antes que al Gabinete -era parte de los artistas que le cantaron en la bienvenida, y rompiendo el protocolo el Papa se acercó a ellos-.

Pero también hubieron quejas de que algunos gobernadores y funcionarios le besaron el anillo papal; de que el Presidente lo saludó varias veces a lo largo de los eventos -en parte porque ya hay relaciones diplomáticas entre el Vaticano y México. En la primera visita, José López Portillo lo recibió en el aeropuerto y le dijo “lo dejo con su grey”; y cuándo algunos radicales le recordaron al presidente que los actos de culto público estaban constitucionalmente prohibidos dijo: “pues pago la multa y ya”.

En contraste, ahora los medios señalan “el acarreo y la simulación”. En Ecatepec pedían visitas papales cada tres meses “pues taparon baches, cambiaron lámparas y dejaron todo muy bonito”. Las molestias de personas “secuestradas en sus casas” por los cierres -que ahora fueron más al sur de la ciudad: esos mismos cierres se padecen varias veces a la semana en la zona centro y hay menos quejas. Y si, también las coberturas mediáticas tienen menos audiencia. Estaba en un lugar público durante la transmisión de la misa en Ecatepec; no faltó quien pidió que “pusieran otra cosa en la tele”.

Y más cuándo el Papa dijo -como en Ecatepec-: Hemos optado por Jesús y no por el demonio, queremos seguir sus huellas pero sabemos que no es fácil. Sabemos lo que significa ser seducidos por el dinero, la fama y el poder”. Y muchos añadirán:  por el encubrimiento de delitos como la pederastia; el alejamiento del servicio y la severidad de un conservadurismo moral que no tolera una diferencia que es cada vez más creciente. Francisco habla con claridad y parece ser consecuente; la iglesia católica mexicana no lo sigue plenamente en ese camino, y la Jerarquía parece más distante de su grey de lo que debería.

Es decir, ya no es el gran acontecimiento que para al país y a la ciudad y recibe aplausos mayoritarios; ahora hubo quejas y protestas. Tal vez por lo que refleja un comentario que oí al pasar: “Es que Juan Pablo II era polaco, era muy bonito; de piel rosada y ojos claros, parecía un ángel. Francisco es más como nosotros, es un argentino más. Da igual”.  A una señora de más de setenta años, católica devota, este Papa con mensajes fuertes y directos “le da igual” porque “es más como nosotros”.

Lo cierto es que tenemos un país más democrático y más respondón: ya no se queda callado lo que no le gusta o no le parece. Hace lo que hace y dice lo que dice. Y punto. Creo que eso es positivo. Ojalá escuchemos los profundos ecos del mensaje papal y luchemos por mejorar. Que si eso hacemos esta visita será muy positiva.

(Y te invito a leer también, si no lo has hecho ya, la entrada anterior: “Francisco El Papa del Fin del Mundo“).

Imagen de hoy CAFOD Photo Library via Compfight Corresponde a la visita a Kenya, porque no hay fotos de dominio público disponibles aún. Conste.

Calif. 4.33 de 5 posibles
Tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.