Carmen Dell’Orefice: A nunca rendirse

Carmen Dell'OreficeRecientemente la cadena de tiendas departamentales “El Palacio de Hierro” reinaguró su tienda principal, en Mòliere 222, Polanco. Le dio por denominarla “el palacio de los palacios” y escogió para su campaña a una modelo de cierta edad, Carmen Dell’Orefice. A primer golpe de vista, me parecía una variación de Cruela DeVille, la villana de la película “101 dálmatas” de Disney. Elegante, si; octogenaria sin negarlo, no la mejor imagen para una tienda que pretende ser muy exclusiva y renovada. Me pareció, en resumen, un error de mercadotecnia e imagen de una de las compañías que mejor lo hace.

Pero después del evento, me encontré en el Facebook de mi estimada maestra Luz Ma. Silva  una foto que se tomó con Carmen y, en otra publicación, datos sobre esta sorprendente modelo. Cabe destacar que Luz Ma., socióloga e historiadora, está preparando una “Historia de El Palacio de Hierro”, desde su primer edificio en el Centro Histórico, a espaldas de la sede del Gobierno de la Ciudad -a una cuadra del Zócalo-, su primer gran almacén en Durango en la colonia Condesa, su expansión a Plaza Satélite y Perisur, sus demás sucursales y marcadamente el de Polanco.

Carmen Dell'Orefice y Luz Ma. Silva

Carmen Dell’Orefice y Luz Ma. Silva

Por cierto, don Alberto Baillères, dueño de la cadena de tiendas recibió la medalla Belisario Domínguez por parte del Senado, en reconocimiento a su labor en la industria minera (Grupo Peñoles es el principal productor de plata del mundo) y educativa (Dueño y principal promotor del Instituto Tecnológico Autónomo de México , ITAM, que además de su alto nivel tiene a casi 35% de sus estudiantes becados). Es uno de los hombres más ricos de México… y si, tenía dinero suficiente para contratar ca Carmen Dell’Orefice.

La vida de Carmen Dell’Orefice.

Carmen Dell’Orefice nació en Nueva York en 1931, por lo que tiene 84 años de edad. Inició su carrera de modelaje a los 13 años, y a los 15 obtuvo su primera portada, justamente en la Revista Vogue, con lo que se convirtió en una de las modelos más jóvenes del mundo.

Más adelante, fue la imagen institucional del perfume Chanel Nº 5, de Rolex, de Elizabeth Arden y Revlon, además de haber desfilado para Cocó Chanel.

A los 77 años, ya retirada, perdió todos sus ahorros (por segunda vez en la vida) en el mega fraude de Bernie Madow, por lo que tuvo que volver a trabajar… en parte apoyada porque, a los 84 años, tiene unas envidiables medidas: 91-66-99, además de que sabe transmitir elegancia y refinamiento. Comenta Luz Ma.: “Varios de mis amigos y colegas lo saben: cada vez que me dicen que están viejos y cansados, les hablo de Carmen Dell’Orefice. Es bastante más vieja que nosotros y al mismo tiempo es una mujer realizada.”

En entrevista para Rodolfo G. Zubieta en Reforma, Carmen Dell’Orefice comentó: “Ya estoy muy vieja, tengo dos rodillas y dos caderas nuevas, no escucho muy bien en un oído y tengo problemas para ver; sin embargo, aquí sigo. Hoy me levanto como un ejemplo de que nunca hay que rendirse… Le agradezco a mi padre y a mi madre por los genes que me heredaron, además de que nunca he arruinado mi buena fortuna malgastándola indebidamente. Nunca he fumado, no soy fiestera, siempre hago ejercicio y bebo muy poco alcohol” comentó al reportero… para enojo de muchos amigos, que dirán que “vivir así no es vivir”.

Carmen Dell’Orefice en México.

¿Y por qué aceptó ser la imagen de “El Palacio de los Palacios”? En principio, porque le pagaron lo suficiente. Luego, como nos recuerda Luz Ma., el Palacio de Hierro ha intentado una campaña en que “humaniza” a sus modelos: ya no son sólo jóvenes perfectos: ha diversificado a personas de otras edades y aspectos, a condición de que transmitan elegancia y sofisticación, valores que El Palacio pretende vincular.

Para lectores de otros países, “El Palacio de Hierro” pretende ser como Harrod’s de Londres o El Corte Inglés de Madrid: una tienda que ofrece lo mismo muebles que viajes, ropa de diseñador y servicio de sastrería, además de juguetes y electrónica, caracterizada por buen servicio, cierta exclusividad… y precios más altos que el promedio. Y en general lo cumple. Por ejemplo, a diferencia de su principal competidor, “Liverpool” y su marca de bajo costo “Fábricas de Francia”, en lugar de abrir decenas de tiendas en todo el país, en ciudades grandes y medianas, El Palacio ha limitado el número de tiendas y asume que su competencia no es Liverpool, sino las tiendas de Estados Unidos en dónde su clientela va a comprar… cuándo no va al Palacio.

Lo más curioso de la historia de Carmen Dell’Orefice es que a los 84 años tiene el Record Guiness de “la modelo más longeva en activo en el mundo”. Después de haber sido la más joven en la portada de Vogue. Nada mal, para cuándo los cuarentones queremos rendirnos porque “ya estamos muy cansandos” o “no nos queda más que hacer”. Como bien dice, “el mundo de la moda cambia cada 10 años, y tienes que reinventarte o quedas fuera”. Confieso que conocer más de ella me cambió la visión de muchas cosas, incluido que no es Cruela de Ville y que no hay edad para dejar de sentirse hermosa… y de serlo.

Avisos Parroquiales

  • Hoy es cumpleaños de una de mis primeras amigas en la vida, Mónica Harvey. Aunque apenas (y a penas) vamos como a la mitad de la vida de Carmen Dell’Orefice, ahí vamos. Abrazo y esta entrada va dedicada a ti.
  • Hoy marcamos un hito: 763 entradas y 763 comentarios. Me gustaría que los comentarios sigan siendo más que las entradas, pero eso les toca a Ustedes. ¡Comenten!
  • El Sol de Chiapas se unió durante noviembre a apoyar la campaña en pro del NaNoWriMo y nos regaló unos banners en su portada. Los que quieran hacer un donativo, pueden hacerlo mediante tarjeta de crédito, débito o PayPal en http://www.classy.org/gjsuap2015. Con donativos superiores a U$5, reciben su nombre en la sección de agradecimientos de la novela “Las mujeres que solían soñar” y la tendrán como e-book gratis. Pero no hay un mínimo para donar.
  • Pueden ir en paz, nuestra entrada ha terminado….

Imagen de hoy CHRISTOPHER MACSURAK via Compfight y cortesía de Luz Ma. Silva desde su Facebook.

No se admiten más comentarios