Dictando a tu celular.

Dictando a la computadora

Dictando a la computadora

A raíz de la entrada anterior les comentaba qué herramientas estoy utilizando para hacer más rápido la novela. Surgieron 3 herramientas: el dictado con reconocimiento de voz a través de la computadora o el celular,  el método “Escribe hoy” y el software Scrivener.

Así que dedicaré esta entrada y las siguientes a hablar un poco más de estas herramientas. Por supuesto, cada una tiene sus puntos fuertes y débiles, pero lo relevante es que en conjunto me han ayudado a escribir más rápido y mejor. Y cabe aclarar que lo que les menciono se basa en mis experiencias previas.

Obviamente, el borrador de esta entrada lo hice dictando al celular, y requirió sólo un poco de formateo. Me habrá tomado menos de cinco minutos de dictado, lo cual es genial. Decía Isaac Asimov: “Para escribir rápido, escribe como hablas. Y para escribir como hablas, lo mejor es dictar”. Por eso tenía un equipo de ocho secretarias que, o le tomaban dictado, o transcribían lo que había dictado. Gracias a ello llegó a publicar más de 600 libros de las más variadas materias.

Dictando a tu celular.

El reconocimiento de voz puede hacerse de dos maneras: una es mediante su teléfono celular y la otra mediante Google Docs.  La ventaja el reconocimiento de voz en el celular es que casi siempre lo traes a la mano. Además, por la sensibilidad de los micrófonos integrados, suele ser más preciso. Las desventajas son que requiere conexión a Internet o WiFi. Eso puede ser bastante demandante en tu paquete de datos o limitar dónde se puede usar.

El principal problema con esta opción es que el manejo de signos de puntuación es muy endeble. Básicamente puedes meter comas y puntos y salto de línea. Todo lo demás requerirá que lo hagas posteriormente. Para un primer borrador rápido es muy buena herramienta.

Paso a paso.

Para hacerlo en teléfonos Android, encontrarán que junto a la barra espaciadora de su teclado en modo escribir correo hay una tecla que cambia el modo. Busquen en ella “micrófono”. Las herramientas que se pueden activar varían según el modo en que esté configurado su teléfono. También el campo que esté activo: en una dirección serán menos, en el cuerpo del correo, más. Activen el micrófono. (En este caso, además del micrófono pueden incluir coma, cerrar interrogación, cerrar admiración, activar micrófono, configurar teclado e insertar emoticons. Escojan el micrófono).

Activar micrófono

Activar micrófono

Tras activarlo, saldrá un cuadro que te permite “hablar ahora” o, tras presionarlo nuevamente, desactivar el micrófono. Si hay conexión a la red de datos o vía WiFi, se mantendrá verde. Si cambia a gris o dice no estar activo, avisará que no hay conexión y que lo intentes después.

Habla ahora

Habla ahora

Las otras opciones son “configuración”, el pequeño engrane que permite, entre otras cosas, seleccionar el idioma del dictado; la tecla “backspace” o retroceso, que permite eliminar el último dictado o palbaras y el botón grande con un micrófono, que lo prende o lo apaga.

¡Listo! Si está el micrófono en verde, habla normalmente. Recuerda que los signos de puntuación que si reconoce bien son “coma”, “punto” y “nuevo párrafo”. Los demás… son fallidos. Verás, por ejemplo, que en ocasiones toma los números cómo palabras y luego como números; o que dictas “punto y coma” y escribe “. y coma”.

La precisión, si bien es alta, no es perfecta. Así que no te extrañe que al revisar tu texto “aparezcan” o “desaparezcan” palabras. Edita con cuidado. Hay una opción para enseñar vocabulario, pero me he encontrado que es más lenta y complicada y tiende a fallar: no la recomiendo.

Consejos para el dictado

  • Habla a velocidad normal. Mientras estás dictando, es más preciso el reconocimiento que si intentas pronunciar palabra por palabra o peor, sílaba por sílaba.
  • No corrijas. Si se te va una idea imprecisa o una frase con error, tu sigue dictando. Ya lo editarás.
  • No formatees. Olvídate de intentar poner balas o números en una lista mientras estás dictando. Menciona “bala” o el número de la lista que continúa. Ya lo editarás.
  • Olvida las banderillas. Al hablar se nos van muchas banderillas verbales. Puedes dejarlas correr en tu texto, ya las suprimirás.
  • Ten en mente que obtendrás un primer borrador, no un texto final. No te apures por errores o frases perfectas.
  • Envíate un correo. Me he encontrado que emuladores de Office u otra paquetería similar complican demasiado el dictado. Me basta mandarme un correo y luego trabajarlo y pulirlo en otras aplicaciones.
  • Revisa que esté funcionando. A veces me doy cuenta tras dictar siete minutos, que no ha grabado nada.
  • Checa que no se repita. En ocasiones se “cae” la red o pasa otra cosa, que un párrafo dictado lo incorpora varias veces al texto. Mi record es de 10 veces el mismo párrafo, tras dictarlo una vez -en un parque, con cobertura de WiFi público, y la red celular fallando.
  • No olvides apagar el micrófono. Me ha pasado que mi texto se “contamina” con las charlas posteriores, porque no lo apague.
  • ¡Recuerda! Obtendrás un primer borrador, no un texto final. No dejes de editar con cuidado.

En nuestra siguiente entrada revisaré el procedimiento para Google Docs. Los espero.

Imagen de hoy Joe via Compfight

Calif. 4.00 de 5 posibles
Tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

4 Responses to Dictando a tu celular.

  1. Santiago says:

    Es una buena herramienta, yo la uso para poder escribir mis trabajos y la verdad es que te ahorra muchas teclas y estrés. Aunque también hay herramientas online y programas de pago, pero para gustos los colores.

    • gjsuap says:

      Así es. Vale la pena si la sabes usar -aunque ahora me repitió diez veces un párrafo… Supongo que se cayó la señal del celular mientras trataba de procesarlo)

  2. Héctor Del Valle says:

    Muchas gracias, lo voy a probar. No sé por qué esta entrada no estaba en el blog cuando yo abría la página directamente. Tuve que entrar por medio de facebook, pero suponía que no habías subido nada porque estabas dedicado de lleno a la novela.

    • gjsuap says:

      A veces, si el servidor está ocupado o caído, tu navegador te manda la última versión "en caché" como si fuera la página. Durante el Reto Blog publico diariamente; al concluir, lunes, miércoles y viernes. En ese caso, pide refrescar o recargar la página. O te sale un mensaje de error -de que el servidor no está disponible- o carga las nuevas entradas. Y otro detalle: en el Twitter, mi tuit fijado siempre incluye la entrada más reciente, en cuánto se publica. Búscame como @gjsuap.