Ha empezado…

Feliz Navidad

Feliz Navidad

Recientemente vi una imagen que decía que hay dos grandes grupos de personas, según la reacción ante la temporada navideña: los que dicen “¡Oh no, ya ha empezado!” y los que dicen “¡Oooooh… ya ha empezado!”. Y yo creo que voy a quedar en el grupo de enmedio: el que no se queja pero tampoco la disfruta.

Y no me tomen a mal: me gusta la Navidad en tanto fiesta religiosa. Lo que no entiendo es la parte comercial de la Navidad. Es decir, sigo sin entender cómo pasamos de una noche de invierno en el desierto en medio oriente, con un bebé nacido en un pesebre -porque no había lugar para ellos en la posada- y en medio de pastores y ángeles, a una noche de invierno en el Polo Norte, con un gordo canoso vestido de obispo con doble armiño, una fábrica de juguetes operada por duendes y elfos… Como que se hizo pelotas el engrudo.

Y sí, entiendo el rol tradicional de San Nicolás, el Viejo Pascuero, Papá Noel y Santa Claus -todos son el mismo, pero adecuados a tradiciones locales-. Un obispo que regalaba monedas de oro a los niños pobres (o a jovencitas vendidas por su padre, según las versiones) para conmemorar la Navidad en el Siglo III. Y que fue a medidados del siglo XIX que un dibujante le da la fisionomía actual de un gordo bonachón vestido de armiño, y que Coca-Cola lo adopta para sus campañas globales de navidad durante los años veinte y…

La verdad, es que se ha dejado de lado la figura tradicional del Nacimiento de Jesús para representar la Navidad en comerciales y tiendas, porque para los cristianos religiosos -de cualquier denominación- es una falta de respeto, y para los no cristianos es una ofensa. Así, el gordito bonachón que trae regalos es más “manipulable” comercialmente y “políticamente correcto”.

Lo he dicho y lo insisto: cuándo los mercaderes del Templo fueron expulsados por Jesús, idearon su venganza: hicieron de su cumpleaños, la fiesta comercial más importante en el mundo occidental. E incluso, en el oriental y en otros confines (Si, han habido figuras de Santa Claus viajando en las naves Apolo, en el Transbordador Espacial y hasta en la Estación Espacial Internacional).

Así que… Ni se apuren. Ha empezado. Para bien o para mal, la temporada comercial -y religiosa- de la Navidad 2014 ya está en pleno. Con todo y renos y nevadas en lugar de burros y arena.

Imagen de hoy Creative Commons License jacinta lluch valero via Compfight

¿Te gustó? Compártela en Twitter fácilmente:

2 comentarios

No se admiten más comentarios