#MayThe4thBeWithYou

May the 4th be with youHoy buena parte del mundo amaneció con la frase “May the 4th be with you”, porque es el día internacional de Star Wars. Es cierto que para muchos es una película de culto, para otros, es un día en que los geeks y freakis sacan su lado más infantil. Pero, paradójicamente, la religión Jedi es la cuarta más extensa en Reino Unido y la segunda en Australia. ¿A qué se debe? A que si, Star Wars es un fenómeno cinematográfico pero también cultural.

Primero, debemos recordar que la película se empieza a contar “por la mitad”, al iniciar el Episodio IV en 1977, “Una nueva esperanza”. De allí se sigue con dos más para completar una primera trilogía: “El Imperio contraataca” y “El regreso del Jedi”. Posteriormente se contará el arranque de la saga con otra trilogía: “La amenaza fantasma”, “El ataque de los clones” y “La venganza del Sith”, estrenada en 2005.  Luego vino “la guerra de los clones”, película en dibujos animados que luego se volvería serie de televisión junto con otros cuatro spinoffs. Y para diciembre de 2015 se espera el episodio VII  “El desperar de la Fuerza”.

Segundo, no debemos olvidar que George Lucas en realidad presentó su tesis con el guión original de Star Wars. Buscaba los elementos comunes a los grandes mitos de la humanidad -el niño pobre que es noble y no lo sabe; el mago que lo acompaña en su búsqueda; el pirata que descubre su lado bueno; la princesa que resulta más valiente que sus rescatadores; criaturas mágicas y atípicas que los acompañan-. Por si fuera poco, utiliza la técnica griega: el personaje que encuentra su destino al tratar de huir de él; el destino cruel que pasa de padres a hijos. Además, utilizó escenas clásicas de documentales de la segunda guerra mundial, de películas de vaqueros y de películas de Samurais, utilizando nuevas técnicas de efectos especiales -maquetas gigantes totalmente detalladas, en dónde se movía la cámara y no la maqueta- y música orquestal para ambientar todo.

Tercero, no es nada más disparos y efectos especiales: el fondo filosófico de las películas -en especial de las tres primeras- tiene un contenido que se basa en el Taoismo, si bien con componentes tecnológicos añadidos. Así, la orden Jedi practica meditación y artes marciales, y a través de ello logra telepatía, telequinesis y una conciencia de unidad con todas las formas de vida. Pero utilizan también naves espaciales y espadas láser… cuya piedra fundamental debe ser localizada y preparada mediante meditación. Es Tao Wars, pues.

Y tal vez ese es el éxito de su mensaje: puedes tener una extraordinaria película de ciencia ficción, pero que tiene componentes en una de las filosofías -que no religión- más antiguas de la humanidad. Y combinar ambas cosas da un mensaje poderoso… además de visualmente muy atractivo.

Les comento que he leído libros que detallan esa filosofía de Taoismo modernizado, códigos Jedi, prácticas de arte marcial e incluso hechos de la vida real como el de Kosta Danaos, “el mago de Java” que narra la historia de un practicante de NeiKung que logra hacer cosas que los Jedis hacen. Algunos otros textos los pueden ver en la barra lateral, en la sección “recomiendo leer”.

May the 4th.

De acuerdo a la interpretación de George Lucas , la Fuerza es una energía vital que poseen todos los seres vivos de todas las especies, lo que nos hermana con ellos (en la versión original taoista la llaman Chi o energía); y una persona suficientemente entrenada puede sentirla e incluso utilizarla para modificar sus conductas. Por ejemplo, los Jedi pueden montar animales de las especies más extrañas y controlarlos con precisión y detalle; o pueden influir en mentes débiles para que hagan o dejen de hacer ciertas cosas. Es decir, parece magia pero no lo es… del todo. Cuándo los personajes van a enfrentar un hecho difícil o arriesgado -como destruir la Estrella de la Muerte en el episodio IV- a manera de bendición se dicen unos a otros “Que la Fuerza te acompañe”

En 1979, Margaret Thatcher asumió el cargo de primera ministra de Reino Unido de la Gran Bretaña. Su partido, el Conservador, publicó un desplegado que decía “May the Fourth be with you. Maggie. Congratulations”. “Que el cuatro de mayo esté contigo. Felicidades Margarita”. Pero el juego de palabras en inglés sonaba muy parecido a “que la Fuerza te acompañe”.

A partir de entonces, el juego de palabras se volvió un referente para “festejar” a Star Wars a nivel mundial, ya que todas sus películas se estrenaron en el mes de mayo. Algunos alegan que es un festejo Jedi, por lo que los simpatizantes del lado obscuro prefieren conmemorar el “RevengeOfThe5th”, que suena como “venganza de los Sith”.

En muchas ciudades ocurren festejos, encuentros de personas disfrazadas, festivales, encuentros de fanáticos y aficionados… actividades para conmemorar ese universo de ficción que es muy cercano a muchos. Por ejemplo, anoche en el Bosque de Chapultepec se presentó un festival de 30 minutos, que incluyó la proyección de los dos cortos de la nueva película en una pantalla de agua y la aparición de Darth Vader con algunos soldados imperiales. Sin embargo, se reporta que la fila tardó al menos cuatro horas y el evento empezó con una hora de retraso… es decir, demasiado tiempo.

El Happening

Confieso que van varios “May the 4th” en que procuro salir con mi capa Jedi a la calle. Es una especie de Happening, una provocación para medir las reacciones de la gente. Algunos años es con el uniforme completo; a veces, solo la capa y la espada. El año pasado no pude durante la mañana porque tenía una importante junta en el trabajo -pese a que era domingo- así que la usé un rato en la tarde. Hoy si lo hice y, en efecto, ser un elemento disruptor no es sencillo ni cómodo… pero es muy divertido.

Para la gran mayoría de la gente, no pasa nada: no observan que hay alguien atípicamente vestido. Para unos cuantos, la reacción es “¿Qué hace este tipo en una bata de baño en la calle?” o “¿Por qué se viste así?” Para unos pocos, la reacción es de camaradería y complicidad: “¡qué padre que te animaste a hacer lo que se me antoja y no me atrevo!” o “¡Qué bien!”. Y pasa en todos los niveles: niños y adultos, jóvenes, policías… Algunas abuelitas se espantan mucho de ver “un monje” caminando en la calle.

Lo interesante del fenómeno es medir las reacciones atípicas que genera. Les confieso que me pasó en Chile: vi un Caballero de Colón vestido con sus hábitos de la edad medieval caminando en la calle. Y para mi fue una sorpresa: recordemos que por años estuvo prohibido en México que los sacerdotes y monjas salieran con hábitos a la calle, y lo más que se les permitía portar en público eran velos o alzacuellos. Así que ver a este personaje “fuera del tiempo” fue una inspiración de lo sorprendente que puede ser algo atípico.

Hasta ahora, hay reacciones de todo tipo. Me gustan las de personas que realmente se emocionaron de encontrarse un Jedi en plena calle. Han habido un par de burlas – principalmente en Twitter- . Pero en general veo a la gente feliz, lo que me hace feliz. Y tal vez lo más relevante, como me comentó Diego Olguín: “lo mejor es que disfrutes tus aficiones y las compartas con los demás. Eso vale para hacerte un día feliz”. Y si, tiene razón. Más cuándo tienes un paisaje que, en efecto, parece de la capital de Coruscant y semeja una sala del consejo Jedi. Así que “Que la Fuerza los acompañe” y #MayThe4thBeWithYou always…

Saludos Jedi

Saludos Jedi

Imagen de hoy Rufus Gefangenen via Compfight y Ricardo del Rock, toma en directo.

Calif. 4.33 de 5 posibles
Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.