Padre, hijo… Y el hijo que no tuvo.

Padre, Hijo... Y su otro hijo.

Padre, Hijo... Y su otro hijo.

Pocas relaciones tan extrañas como la que existe entre los dos presidentes Bush y Clinton, Típicamente, para quitar un presidente en funciones hay que ser un candidato muy agresivo, crítico, eficaz en dar un mensaje de desconocimiento y rechazo al presidente actual. Por ello, pocas campañas como la de Bill Clinton en contra de George Bush fueron tan agresivas. No hay que olvidar que uno de sus lemas era “es la economía, estúpido”, Con el que se refería a que, si bien la gente estaba contenta con el resultado de la guerra vida, está más preocupada por el futuro desde la economía.

Por ello, la cortesía inusual de Bill Clinton hacia George H. Bush de pedirle en su primera entrevista antes de entregar el gobierno respecto a qué programa gubernamental le importaba que mantuviera en marcha que fuera de su propia creación, y éste escogió la iniciativa “puntos de luz“, y Bill Clinton accedió a mantenerlo por la utilidad del programa, y en un homenaje al servicio prestado por su antecesor al país.

Paradójicamente, al candidato de Bill Clinton le ganará la elección George Walker Bush, quien asimismo en una entrevista previa a la transición de gobierno, le ofrece a Bill Clinton la misma cortesía que la había corrido su padre ocho años atrás, mantener un programa de su creación a pesar del cambio de gobierno. Y Clinton pidió proteger el programa de servicio nacional AmeriCorps. En este sencillo gesto empezó una amistad entre George Bush padre, hijo, y Bill Clinton que incluso en la ocasión de la inauguración de la biblioteca presidencial del Bush primero se invitará a Bill Clinton a la foto familiar con el argumento de que Bush padre dijera “este es el hijo del que nunca tuve”, y Bush hijo rematara con “si, el es mi hermano nacido de otra madre…”

(ojo: esta serie continuará el lunes, para que no se la pierdan quienes se conectan desde el trabajo. disfruten el fin de semana)

Calif. 4.00 de 5 posibles
Tagged , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to Padre, hijo… Y el hijo que no tuvo.

  1. No estaba al tanto de esta amistad, maestro.

    Clinton siempre me dio la impresión de ser un demócrata suave, un poco influenciado por al reinado del terror republicano de doce años al que puso fin. Supongo que no quería dar la impresión de ser una figura débil y llena de amor por el mundo como Jimmy Carter. No obstante, Clinton me parece uno de los presidentes más inteligentes que ha tenido Estados Unidos, y uno de los más eficaces, lo que también contrasta con su sucesor y supuesto hermano de otra madre. Me imagino que una tomó ácido fólico, y la otra no. Qué tolerante es Bill. Saludos.

  2. Erika says:

    Lo dejas a uno picado jaja.