Crisis de liquidez aparente

Crisis de liquidez aparente

Crisis de liquidez aparente

Cuándo el mítico Alan Greenspan era el presidente de la FED (El Banco Central de Estados Unidos durante casi 2o años) parecía que tenía el mejor modelo econométrico para estudiar el desempeño de la economía de ese país. Pero era él, no el equipo de econometristas del Banco.  Ahora que detecto una crisis de liquidez aparente me acordé de ello. Se que esto suena muy técnico, pero les sugiero seguir leyendo.

Una de las tareas más importantes de la FED es determinar la tasa de interés de referencia. Si hay muchas personas queriendo créditos para el consumo o para la producción, hay que subir las tasas, para que los mejores proyectos o clientes sean los que obtengan los créditos (y los malos dejen de pedir), al mismo tiempo que se estimula a los ahorradores a pasar sus inversiones de otro tipo a préstamos al consumo o la producción. Si, por el contrario, hay mucho dinero disponible hay que bajar las tasas para que de un lado consumidores y productores “tomen” más dinero, al tiempo que los ahorradores retiren un poco.

El secreto de la liquidez de Greenspan.

Durante casi 20 años Alan Greenspan parecía que tenía la clave exacta para “adivinar” lo que iba a pasar y hacer que la FED se anticipara a las necesidades del mercado. Y aparentemente le funcionaba: logró el periodo consecutivo de crecimiento económico más importante de la postguerra, al grado que permitió que Bill Clinton lograra el primer superávit fiscal en muchos lustros, al tiempo que la economía crecía.

Claro que uno de los motivos para ello fue el boom del Internet y con él del e-commerce y las “nuevas tecnologías”, cuándo a partir de 1995 había navegadores gráficos de internet para el público en general, y luego las inversiones para superar “el virus del 2K” hicieron que empresas grandes y pequeñas cambiaran computadoras y software a la vez, ganando eficiencia y eficacia, lo que impulsó a la economía a un boom extraordinario. Luego, las malas decisiones de Bush y el fin de la inversión masiva en computadoras e Internet frenó la economía.

Lo cierto es que el buen manejo de la liquidez y las tasas de interés por parte de la FED de Greenspan ayudaron a que ese periodo de crecimiento fuera grande y duradero. Y como economista, me llamaba la atención cómo lo había logrado, y admiraba a su equipo de econometristas.

Muy cerca del final de su periodo, leí una entrevista que develó el mito. No, no era un gran experto en economía, un econometrista fuera de serie ni un mago de la liquidez. Su secreto era otro. Es decir, si era buen economista, tenía un gran equipo de econometristas… pero no bastaba para hacerlo tan preciso.

Resulta que uno de sus amigos de la infancia había ido subiendo en el negocio familiar, especializado en empaques y embalajes de lo más diverso. Hacia cajas, pues. Y paletas, tarimas, empaques y otros materiales de ese tipo. Solían almorzar una vez cada quince días, una vez al mes mínimo. Y Greenspan preguntaba a su amigo cómo iba el negocio. Obviamente, el mejor indicador de qué se esperaba en la economía era las ventas de materiales de empaque. ¿Llegaban muchos pedidos? Compraban empaques porque esperaban vender más. ¿Se frenaban las ventas? Una recesión estaba en puerta, Y como los empaques debían tenerse de dos semanas a dos meses antes que el producto terminado llegara al mercado, la charla con su amigo “el empacador” le daba la intuición sobre el futuro del mercado que le permitía ajustar las estimaciones técnicamente precisas. Y por casi 20 años le atinó a prácticamente todas las recesiones y expansiones de esa economía. Por hablar con el empacador.

La verdad es que la economía es solo sentido común, aderezada con matemáticas y un lenguaje complicado espantabobos. Solo recuerda la próxima vez que abras tu clóset que, al escoger que ponerte ese día, haces economía. Y al abrir la alacena y decidir el desayuno, también. Y al decidir si vas en transporte público o privado… y en su caso si es en Carrot, Uber, radiotaxi, taxi libre, metrobús, metro… haces economía. Así que no la creas que es una ciencia imposible y difícil de entender.  Aunque digamos “liquidez” en vez de “dinero en el bolsillo”.

La crisis de liquidez aparente.

Pues aunque mi mercado es más limitado que el mercado de dinero, interés y liquidez que manejó Greenspan he notado que hay una crisis de liquidez en mi entorno. No sé si sea real o solo aparente, pero está pegando y duro.

El año anterior en el NaNoWriMo logré la meta de 250 dólares de recaudación en menos de 20 días, y cerré la campaña con 390 dólares en donativos de parte de 16 amigos, con un promedio de casi $25 por persona. En este año, a menos de 10 días de acabar, voy en apenas 103 dólares de parte de 5 amigos (donativo promedio de casi 20 dólares).

¿Por qué si ahora que no es “primera vez”, y que ya demostré la calidad de la novela “Clara Sandra solía soñar“, hay menos donantes y con menos dinero? Aquí, algunas de las explicaciones:

  • Tarjetas saturadas. Muchos amigos no tienen liquidez en sus tarjetas de crédito, y no pueden hacer cargos en este momento. Eso me han dicho varios.
  • Miedo a fraudes. Al menos 5 han padecido clonaciones o robos de tarjetas en el último año, y temen usarla en línea. No pasó eso el año anterior.
  • Falta de liquidez de largo plazo. Muchos tienen crédito disponible, pero no quieren endeudarse más de lo que pueden. Saben lo que pueden gastar y no se endeudan de más.
  • Falta de liquidez de corto plazo. Muchos me pidieron esperar a la quincena -o al cierre de mes- para aportar, porque están “contando centavos” para llegar al siguiente pago o, mejor aún, al aguinaldo.
  • Ya cancelaron sus tarjetas. Sea por robo o por sanear problemas de deudas, al menos 5 me reportaron que “ya no tienen tarjetas”. Y eso respecto al año anterior.
  • Desempleo. Si, varios de mis amigos que donaron el año anterior se quedaron sin trabajo y prefieren “esperarse” al #NaNoWriMo del siguiente año.
  • No quieren. También se vale, pero muchos de los que donaron el año anterior o que incluso leyeron la novela no quieren dar este año. Dos principales razones: no les gustó la novela o creen que ya no soy un aficionado y, por lo tanto, no requiero apoyos adicionales.
  • Ya no les importo. Si, la verdad… Como cambié de trabajo, sospecho que muchos dieron (o compraron la novela) para “quedar bien”, y ahora eso no es argumento, por lo que dejaron de apoyar.

Total, que siguiendo el modelo de Greenspan de “anticipar el mercado”, puedo decirles cinco cosas que observo para el siguiente año y que pueden afectar inversiones, desarrollo, tasas de interés y liquidez en el mercado:

  • Me será más difícil, si acaso la logro, llegar a la meta este año.
  • El año pasado me coloqué dentro de los 10 donantes más importantes del mundo: este año no estoy siquiera dentro de los 20 mayores. Y se ven ya medio lejos.
  • Mi cálculo de “25 amigos de diez dólares en promedio” no se va a dar, a pesar de tener casi 1,000 contactos en Facebook y casi 4,000 followers en Twitter. Vaya, incluso aunque el donativo promedio sea el doble que el del año pasado. Voy en casi el 25% de lo recaudado el año anterior y con 66% menos donantes… Hay menos liquidez.
  • De cualquier manera, terminaré la novela y se enviará a los donantes. (Tal vez eso también pesa. Si de cualquier manera se hace, ¿para qué donar?).
  • Es posible que 2016 sea un año de recesión en la economía nacional si personas tan dedicadas y ordenadas como buena parte de mis amigos no tienen liquidez ni para disponer de U$5 para dar donativo que les da un libro que vale más que eso de regalo…

En fin. No voy a rendirme, cumpliré mi meta y me aseguraré de llegar al objetivo. En particular porque si bien el NaNoWriMo cierra el 30 de noviembre, los donativos se pueden recibir hasta el 15 de diciembre inclusive.

Temo que, siguiendo la escuela Teletón, deberé llorar el 3o de noviembre “lamentando” no haber logrado la meta. O procuraré que Lucerito baile, cante y llore a cuadro -aunque tras bambalinas cace animales y nos maltrate por “feos”-. Sé que la voy a lograr, tengo total confianza…. pero debería estar pasando más tiempo en la escritura que en la recaudación de fondos.

Si tu quieres y puedes apoyar la campaña global en pro de la lectura y la escritura de niños y  jóvenes y estimularme a terminar m novela (y recibirla gratis con tus nombres en los agradecimeintos), dándote las gracias de antemano, te recuerdo que tus donativos se reciben en:

http://www.classy.org/gjsuap2015

Imagen de hoy Creative Commons License Neil Rickards via Compfight

No se admiten más comentarios