Las elegidas, una cierta mirada

Las elegidas: tradición que continúa

Las elegidas: tradición que continúa

De la prostitución se ha dicho que es el oficio más viejo del mundo. Entonces, el segundo lugar debe ser el de “padrote” o regidor de mujeres que se ven obligadas, por pobreza o a la fuerza, a vender su cuerpo. La imagen que acompaña esta entrada corresponde a un burdel de la ciudad romana de Pomepya, que fue totalmente cubierta de lava durante la erupción del volcán Vesubio y quedó “congelada en el tiempo”. Pueden verse decoraciones eróticas y el “camastro” de piedra que se usaba para… bueno, completar el negocio de las elegidas para ello.

Si, es sin duda una realidad cruda e incómoda. Pero no deja de ser una realidad que atrapa cada año a decenas de miles de mujeres, niños y hombres en sus redes. Es un tema difícil de afrontar pero que no podemos ignorar totalmente. Y menos ahora, en que el “amistoso” amigo de Facebook o Twitter puede ser en realidad un pervertido o un miembro de una red de trata queriendo enganchar nuevos “talentos” para su negocio.

Las elegidas: un comentario.

Tal vez por eso mismo, lo crudo del tema, me tardé en aceptar ver la película de David Pablos y producida por Canana Films: “Las elegidas”. A pesar de que me la habían recomendado mucho. A pesar de que fue selección oficial de un certain regard en el festival de Cannes 2015. Pero luego ganó cinco premios Ariel, incluyendo mejor película y mejor director. Y allí me pudo más la curiosidad. Pero la gota que derramó el vaso fueron dos detalles: que @Oscar_Chavira y @HermanaDDracula nos retaron a sus seguidores a identificar la locación del film y que comentaron que está disponible en Netflix. Así si me animé a verla (nada mejor que verla legalmente… y en la comodidad del hogar. En serio…)

A la pregunta de mis amigos tuiteros, les puedo decir: la locación es en Tijuana. Lo identifiqué por tres factores: el muro en el mar, en el que al fondo se alcanza a ver la mojonera de límites entre México y Estados Unidos -con todo y patrulla fronteriza al fondo-, por el teléfono de un edificio en renta y… porque al final del film, en los créditos, dice “filmada en locación en Tijuana, México”. Si bien algunos de los elementos son también en Rosarito o incluso más cerca de Ensenada.

Y ante la pregunta… Pues si, es una buena historia en una película bien hecha. Sofía, una adolescente de 14 años, está enamorada de Ulises. Por él, y a pesar de él, acaba encerrada en una red de prostitución en el norte de México. Para liberarla, Ulises tendrá que encontrar a otra chica como reemplazo.

El mérito de la película corre por narrar un mundo sórdido pero hacerlo con poco morbo; “¿Por qué lo hacemos, papá?” “Porque a esto nos dedicamos. Es tu familia y tu mayor lealtad debe ser para con tu familia” es un reflejo simple pero poderoso de lo que es ser parte del crimen. Nadie “decide” un buen día que quiere ser padrote: alguien lo involucra en un mundo del que no es fácil salir. “No metas tus sentimientos, Ulises; no te claves de la mercancía” le dice su hermano en una escena.

Aunque a ratos lenta, la fotografía y las actuaciones de Nancy Talamantes, Óscar Torres y el resto del Elenco nos ponen en un mundo muy cercano y real. “Por una cogida son 500. Si quieren por atrás, cien más. Si quieren oral, cien mas. Y tu tienes que juntar $6,000 en un turno y hay de ti si te falta dinero” les dice la responsable del local al empezar su “trabajo”.

Cuándo Sofia pretende huir, la supervisora le dice “Hija, te puedes ir cuándo quieras. Aquí las puertas están siempre abiertas. Pero no olvides que ellos saben dónde viven tu mamá y tu hermano, no vaya a ser que para cuándo tu llegues ellos ya no estén allí… o ya ni vivan”. Así que…

En fin. Es una buena recomendación para conocer que México es un poco más allá de los cafés de la Condesa y la Zona Rosa; que los problemas son estructurales y que debemos tener cuidado con las redes sociales, con las personas que conoces allí y con lo que puede pasar a los jóvenes… y a los no tanto.

Acá les dejo el trailer, ojalá se animen a verla. Creo que en esta ocasión el premio Ariel estuvo bien entregado -aunque tal vez le iba más a “Gloria”-. Está en Netflix, hay funciones en la Cineteca Nacional -más ahora que ganó el Ariel- y en algunas ciudades. Revisen la cartelera en la página de Canana Films.

.

Imagen de hoy Creative Commons License Jeffrey via Compfight y trailer cortesía de Canana Films vía YouTube

4 comentarios

  1. Uff un tema delicado cierto, y muy buena la reseña, haré lo posible por verla._Saludos

    • Si, vale la pena verla. Ganó premios nacionales e internacionales… un poco lenta a ratos. No usa morbo ni porno… (creo que eso decepciona a muchos)

  2. Héctor Del Valle

    La vi "anunciada" en Netflix y sí se me antojó. Después de esta recomendación, con mayor razón la veré. Gracias.

No se admiten más comentarios