¡Ay… gosto!

¡Ay... gosto!

¡Ay... gosto!

Pues nada, que volteo a ver el calendario y noto que ya estamos en Agosto… mi primer pensamiento fue… ¡Ay… gosto! Nos quedan nada más 20 semanas del año, cuatro meses completos más unos días, unos 150 días en total y se termina el año.
Para quien se puso como reto publicar al menos 300 veces en el blog este año, la cosa ya no pinta bien: es una meta imposible. Tendría que hacer casi dos entradas cada día -tal vez excepto los domingos-. Así que podemos redefinir la meta a 150 entradas en el año, una diaria.
Por supuesto que eso no es fácil; hay que tener algo que decir, y decirlo de una manera interesante. Sólo los lectores pueden confirmar si eso se puede o no. Pero para quien quiere ser escritor, blogguero o simplemente compartir algo, es una tarea que debe hacerse bien y rápido.
¿Qué les propongo? Pues una paráfrasis de lo que dice el afamado Vicente Fernández: “Si ustedes no se cansan de leer, yo no me canso de escribir…” Y lo único que les pido al respecto es, parodiando lo que dicen los cazafantasmas a sus perseguidos, “manifiéstense“. Ya sea leyendo, comentando, votando… y si es posible, recomendándolo en Twitter o Facebook, o en las diversas formas de hacerlo.

Si hay un trato, si van a cumplir su parte, aquí los espero mañana. Y si no… de todos modos haré mi mejor esfuerzo. Saludos y nos leemos en la próxima entrada de Dichos y Bichos.

No se admiten más comentarios