El tesoro de Cuauhtémoc – de nuevo

El tesoro de Cuauhtémoc

La imagen que acompaña esta entrada no es novedad para nuestros lectores asiduos. Corresponde a la “portada de trabajo” del proyecto “El tesoro de Cuauhtémoc” del que ya les habíamos platicado. Poco antes de la caída de México Tenochtitlan, el último Emperador azteca, Cuauhtémoc, temiendo la destrucción de su nación, realizó un retiro espiritual y escondió un tesoro sagrado en las montañas del valle de México. Fue descubierto accidentalmente a principios de los años 1970 y robado; pero los ladrones aparecieron muertos y el tesoro se perdió.

Basado en los elementos reales de la historia que me han platicado testigos presenciales del rescate arqueológico -incluso, me enseñaron objetos supuestamente extraídos de la urna personal del Huey Tlatoani durante ese ejercicio- y en una investigación de la tradición oral y escrita sobre este tema, me propongo encontrar elementos suficientes para saber en qué consistió ese mítico “Tesoro de Cuauhtémoc”, en dónde está y cuál es su valor para transformar a México.

Al final, propongo hacer una versión novelada tanto de la búsqueda contemporánea como de los hechos que causaron que el Huey Tlatoani decidiera esconder ese tesoro. Esto porque ese conocimiento debe hacerse público, pero también debe respetarse su naturaleza tradicional y esotérica (conocimiento que sólo pueden entender unos pocos). De modo que todos puedan conocerlo, pero que únicamente los llamados a entenderlo, lo entiendan.

A través de su apoyo, me ayudarán a completar la investigación de campo, concluir el manuscrito y publicar “el Tesoro de Cuauhtémoc” el 13 de agosto de 2015; fecha que, como hemos dicho, recuerda la Caída de México Tenochtitlan. Para todos los donantes -desde cincuenta pesos – habrá premios que van desde un reconocimiento en el libro, su ejemplar electrónico, libros impresos autografiados, conferencias en su empresa o escuela y hasta una comida o cena personal durante el mes de julio en la Ciudad de México para que conozcan el avance del libro antes que nadie y puedan influir en su desarrollo, e incluso ser personajes en la novela.

Como me dijo uno de los primeros interesados en el proyecto: “Uno de los libros que me ha gustado mucho es el Péndulo de Foucault, de Eco, pues a mi punto de ver combina magistralmente la historia dura, la ficción y el esoterismo… Este tema de Cuauhtémoc da para esos niveles… Ojalá lo logres… Me voy a caer con algo de $$$ entonces…”

Ahora en Fondeadora.

¿Y la novedad? Que el proyecto en Indiegogo no funcionó bien por dos razones: si bien la plataforma es global, está enfocado al público en inglés, por lo que una novela en español no era de interés. Y los montos sugeridos en esa plataforma para el fianciamiento no eran los mejores: se consideran para donantes americanos que pagan en dólares. Recibí muchas preguntas, pero pocos donativos.

Así que optamos por mudar el proyecto a Fondeadora, la empresa líder de Crowfunding en México. Esto permite, entre otras cosas:

  • Bajar el umbral de donativos mínimos a 20 pesos en lugar de 10 dólares. Y desde $50 hay recompensas.
  • Reducir la meta a montos más acordes a lo que podemos alcanzar con el menor tiempo disponible.
  • Pueden depositar en ventanilla bancaria, transferencia electrónica, tarjeta de crédito o Paypal e incluso está la opción de pagar en OXXO. Más fácil.
  • Con un donativo de $100 reciben la novela digital -lo que equivale a comprarla anticipadamente-. Es un buen trato.
  • Por $250 recibirás la novela digital e impresa (entregada en un sitio y fecha determinados; no incluye envío). Pero hay más opciones para recibirla en donde indiques.
  • Consulta las recompensas para otros montos. Puedes conseguir asesoría personal para escribir tus propios libros o una conferencia por la mitad de su precio normal. Checa los premios disponibles y las aportaciones necesarias.
  • Y en las contras: Si no logramos la meta, no se recupera nada y a todos les regresan su dinero. Es decir, no hay riesgo para ustedes pero para mi es un juego de todo-o-nada (en Indiegogo se recupera una parte aunque no se logre la meta, pero…)

Así que a partir de hoy y por 45 días verán en la barra lateral (o aquí abajo) nuestro gráfico de avance. Confío que, con su ayuda, podremos lograr la meta. Y les invito a que juntos logremos encontrar El Tesoro de Cuauhtémoc.

 

.

No se admiten más comentarios