Los muchos frentes

Los muchos frentes

Los muchos frentes

Si le preguntan a los historiadores, son dos las principales causas de los fracasos de Hitler durante la Segunda Guerra Mundial: su creciente control de las decisiones y su decisión de abrir muchos frentes simultáneamente, sin contar que no tenía los recursos suficientes para ganar en todos al mismo tiempo.

Cuándo empezó la Segunda Guerra Mundial, Hitler le dio libertad a sus comandantes de tomar decisiones tácticas “en el terreno”: por ello los AfricaKorps pudieron arrasar a los ingleses en el norte de África y su Blitzkreig logró arrasar a Francia. Pero en la medida en que empezó a desconfiar y trató de centralizar todo el poder y las tomas de decisión en su escritorio, fue alentando las decisiones, cometiendo errores… y culpando a sus subalternos de lo que él hacia mal -porque el Führer no podía equivocarse… ¿o si?

El segundo motivo fue tratar de mantener Europa occidental bajo ataque; intentar tomar Rusia en el Invierno -pese a que Napoleón fracasó al intentarlo- y bombardear Inglaterra. Tres frentes, tres dificultades, tres puntos que no logró y que marcaron el cambio de la guerra en su contra -aunque el golpe definitivo, la entrada de EE.UU. al conflicto, fue posterior-.

Traigo esto a colación porque me siento en la misma situación: tratar de hacer muchas cosas y no delegar bien ha causado que me entrampe en más de una. Por ejemplo, desde que empezó el RetoBlog he dejado de hacer mis ejercicios nocturnos, puse en espera un par de libros y hay veces que me paso más de un par de horas en la noche y no termino los pendientes, duermo menos y me ha atrapado la fatiga -como les contaba antes-.

Aún así, sigo pensando que lograré hacer todo y bien, todo y solo, todo y completo… Y, al final, no lo lograré si no cambio lo que hago, cómo lo hago y con quién lo hago. De cualquier manera, la lucha sigue y las ganas de ganarla también. Lo demás… es lo de menos. Vamos adelante.

Imagen de hoy Creative Commons License Kevin Dooley via Compfight

4 comentarios

  1. Lo que hizo Hitler a sus soldados por lo de las provisiones se hace actualmente, muchos votan por un político que les prometa tener todo y no trabajar, al final el resultado es pobreza por flojera, además de añadir que muchos negocios cierran por la poca libertad económica que existe gracias a los impuestos depredativos.

    Me gusta mucho el #retoblog aunque como diría Habacuc, haz tu chamba aunque no veas frutos. la agendas son muy buenas aunque también dejar pasar un día no está mal, de hecho ese mismo día publicas 2 pero hasta ahí.
    My recent post Respondiendo a Carol Rosetti

  2. Así es, el que a muchos amos sirve con uno queda mal, pero yo difiero de eso recordando "Existen Agendas" aquí el chiste es respetar la agenda siempre. Ahorita estoy de incapacidad/vacaciones obligadas y me doy cuenta que hacía un buen de cosas: Trabajo, escuela, marido, hijos y yo misma, el secreto es tener los horarios bien establecidos y tratar de cumplirlos.

    Animo, por cierto recuerda comer y dormir bien, no queremos que te nos enfermes ¿eeeeeh?

    P.D: Gracias por el #RetoBlog simplemente LO AMO!

  3. ¡Ánimooo! Estoy un poco en las mismas, debido a mi atraso del fin de semana. Sigo debiendo dos al hilo, pero continúo con la esperanza de poder ponerme al día. Son sólo dos escritos, ¿cierto?

    Ánimo. Te reconozco muchas más actividades que las mías, y por eso, te admiro más este tipo de ejercicios como el #RetoBlog. No es fácil participar, todos lo sabemos, pero… ¿organizar y participar al mismo tiempo? Esa es tarea de titanes. Pero sí se puede.

    Hitler se equivocó, sin duda, en aquello que señalaste. Hay una novela particularmente cruda que, entre otras cosas, aborda desde un punto más cercano algunas de esas consecuencias de los errores del Führer. Se llama "Las benévolas", de Jonathan Littell. No me voy a meter a reseñar el libro pero me acordé de algo. Cuando se relata el asedio de Stalingrado, sitio clave que pretendía tomarse para casi asegurar la caída de Rusia, el autor relata cómo los soldados alemanes fueron muriendo en medio de promesas de que les serían enviados refuerzos, provisiones y armas. Se les prometió ayuda, y recibieron pura "Weltanschauung" (pronúnciese 'veltanschauung') que era la 'visión del mundo' o adoctrinamiento nazi en aquellos tiempos.

    Mientras, en tus frentes de batalla, no te hagas promesas vanas, y procures aportarles trabajo y provisiones esenciales a cada uno de ellos… podrás evitar el destino del Führer y sus hombres. Nada como el realismo de decir "en este sí puedo" y "en este, de verdad no", para, sin dejar de intentar, buscar también priorizar.

    De nuevo, mi reconocimiento y apoyo y, si en algo puedo ayudar, pues aquí sigo.
    My recent post IGNORAR EL BLANCO: LECCIONES DE LA ARQUERÍA ZEN

No se admiten más comentarios