Solución Técnica – Solución Práctica

¿Solución técnica?

¿Solución técnica?

Para los que tenían curiosidad sobre como sigue la saga de mi teléfono celular descompuesto, les cuento que, como en muchos casos, había una solución técnica, una práctica y una milagrosa. Parece que, al final, puedo dejar de lado y olvidarme aunque sea un rato de ese síndrome de abstinencia que me provocaba no tener red, además de los problemas personales y laborales que se derivan de un celular que no funciona, y que le hace creer a las personas que las ignoras o no quieres atenderles, cuando en realidad ni te enteras que te están buscando. Y eso, acumulado, puede ser un grave problema. Pero ya lo resolví y les contaré cómo.

Antes de empezar, me acordé de aquel chiste que decía que México saldría de sus crisis mediante una solución técnica y una milagrosa. La solución técnica es que la Virgen de Guadalupe nos haga un milagro, como siempre. Y la solución milagrosa… es que los mexicanos nos pongamos a trabajar de manera dedicada, responsable y puntual…

En fin, que tras ir a un Centro de Servicio Telcel, me dijeron que debía ir a un Centro Técnico de Servicio  Telcel. La diferencia es que en un centro técnico de servicio hay módulos de las distintas marcas, y dado que era una falla del equipo y ya pasaba del periodo de cambio físico en garantía, debía revisarlo un técnico de la marca. Una hora sin resultados.

Total, que cierto día salí de la oficina a reparar el aparato. Y afortunadamente, al ir en hora laboral, estaba relativamente vacío -cuando salí, se llenó: era la hora de la comida-. Una amable técnica de Samsung lo revisó y, tras consultar con algunos de sus compañeros, me trajo el diagnóstico:

-“La solución técnica, amable cliente, es que ingresemos su equipo a taller. Probablemente requiere un cambio del socket del SIM, que puede estar haciendo un falso contacto. Esto porque su teléfono funciona bien con nuestro SIM de prueba, y su SIM funciona bien en otro aparato. Eso es rápido y fácil. Una vez que tengamos la pieza, de 10 a 14 días hábiles, se le entrega en el momento. El detalle es que tiene esta pequeña fuga en su Gorilla Glass, que parece que está pasando oxígeno a la segunda pantalla y eso puede dañar la pantalla táctil…”

-“¿O sea….?”

-“Una falla catastrófica en su teléfono, que puede impedir que siga funcionando. Por control de calidad no puedo permitir que salga del taller con esa falla, porque hay un riesgo, pequeño pero real, de que se fracture su Gorilla Glass con el riesgo para usted de cortarse o incendiarse…”

-“¿Y no entra en garantía?”

-“No señor, porque ya tiene más de seis meses con el aparato y porque esta fisura debe reportarse al momento de ocurrir. Aquí se nota que ya tiene más de un mes y no procede la garantía por negligencia, descuido u omisión de parte del usuario”.

-“Ok, soy negligente por no saber que “eso” era una fisura interior que permitía el paso de oxígeno a la segunda pantalla y no un efecto intencional. ¿Qué procede?”

-“ingresamos su equipo y estará listo en un plazo de 10 a 14 días hábiles porque hay que esperar las piezas. Tiene un costo de 7,999 pesos más mano de obra, si hace falta algo más. Y el socket de la SIM, que es aparte y no tengo el precio ahorita…”.

-“¿Quéee?”

-“Es que hay que reemplazar el cristal, la pantalla intermedia y la pantalla de LCD, porque por control de calidad no puede sólo cambiarse el cristal por el riesgo de fallo… Y del socket hay que ver si debemos cambiar la pieza o tiene algo más”.

-“Pero el teléfono nuevo cuesta $10,000…”

-“10,999 en promoción”.

-“O pago 8,000 por tener un teléfono viejo, maltratado y reparado…”

-“Si, es que las pantallas representan el 80% del costo del equipo…”

-“A ver si entiendo: espero de dos a tres semanas sin servicio, pago 8,000 más lo que resulte, por tener un equipo viejo que, nuevo, cuesta $10,000 o menos…”

-“Más o menos… Porque falta ver si el socket… Y son 10 a 14 días hábiles… Pero ya teniendo las piezas, se le entrega de inmediato”.

-“No me parece y no tengo $10,000 para recomprar un equipo que ya tengo y falló. ¿Alguna recomendación?”

-“Pues… no sé. Si el falso contacto de su SIM sigue, puede que tenga red o deje de tenerla a ratos, y puede que ya no se recupere nunca jamás en la vida…”.

Total, que se me ocurrió la solución práctica -y con un visto bueno, o al menos sin objeción, de parte de la técnica de Samsung: Compré un SIM 3G, que es ligeramente más gordito que el de 4G LTE. Con eso, aunque entra forzado en el socket, ya no tiene el falso contacto. No tengo red 4G, pero rara vez funcionaba así en mi oficina o en la casa, por la mala cobertura, saturación de la red y/o las estructuras de los edificios que me dan mala señal en casi todas partes de la casa o la oficina. Así que pago un servicio que no uso… Pero que no recibía de cualquier modo. Al menos tengo cobertura 3G el 95% del tiempo, en lugar de tener 4G el 25% y 3G el 25% restante, estando incomunicado la mitad del tiempo. Y si mi aparato no se incendia, rompe o corta antes del plazo forzoso, lo cambiaré llegado el momento sin pagar diferencia o nada más. ¿El costo de la solución? $58 y convencer a la vendedora de Telcel que sí se puede poner un chip 3G en un teléfono de cuarta generación… o que, por lo menos, me lo vendiera.

Veo que Samsung hace pruebas de resistencia dejando caer su teléfono 10,000 veces en escalones simulados, tirándolo a baños, pasándolo por incendios y cosas más rudas. Lo que debe hacer es regalarme uno por seis meses, y luego evaluar el resultado. Reconozco que sigue funcionando… Y que no es la primera vez que destrozo un Gorilla Glass. Recuerden el terrible incidente del iCrash (iPad que, por cierto, rota y todo, me robaron del interior de un cajón cerrado con llave en mi oficina ¡Aunque Usted no lo crea!).

Esto fue una muestra más de que las soluciones prácticas funcionan mejor cuando eres creativo, te sales de la “caja”… Y te duele el codo en pagar casi un teléfono nuevo por tener uno usado. Mientras tanto, ahorraré o bien para cambiar el equipo cuando estén de “super-promoción” o bien para pagar el hospital cuando mi celular “con oxígeno en la pantalla” estalle en una nube radioactiva coreana que destruya media ciudad. O algo así, que me pintaron como escenario catastrófico. Y mientras tanto, a buscar dónde reemplacen Gorilla Glass por menos de $1,000. ¡Viva el ingenio mexicano!

Imagen de hoy Creative Commons License ralphbijker via Compfight

No se admiten más comentarios