Mamana: recuerdo cariñoso ante su ausencia

Mamana

Mamana

La vida tiene momentos de llegadas y momentos de salidas; días para recordar, días para dar la bienvenida y otros para despedirnos. Y la semana anterior nos tocó despedirnos de la última bisabuela de mis hijos, Mamana, Ana María Martínez.

Nacida hace más de ochenta años, vivió muchos años dedicada al comercio -particularmente de frutas y flores-, y trabajó como nana de una familia por muchos años. Así que cocinar y cuidar a los niños eran dos tareas que hacía con excelencia. Conocida en su comunidad, y muy amiga de sus amigas -una cofradía de ancianitas- era un gusto verla particularmente en las noches de Halloween, en dónde en su pequeño negocio de flores se formaban filas y filas de pequeños pidiendo sus dulces. En una ocasión reciente regaló nueve kilos de dulce en poco menos de dos horas. ¿Lo notable? Que todos los pequeños beneficiados la saludaban por su nombre (aunque algunos se quejaran de que eran puñitos pequeños de dulces o de que no los dejara formarse dos veces).

Tuvo un marido por décadas, don Bartolo, quién murió hará tres años ya. Un hijo y dos hijas, dos nietas (que la adoraban), y una bisnieta y un bisnieto: mis hijos. Siempre nos llenó de atenciones y cuidados, aunque también era firme y determinante. Cuándo decía que no… era no. Y no había forma de moverla. Por lo demás, era prudente y amable.

Es una de las personas en las que me basé para crear los personajes de “Las mujeres que solían soñar“. No es ella, pero es pensando cómo habría sido alguien como ella, de su familia, en la época colonial. Así que algunas formas, expresiones y carácter se basan en Mamana. Para que nunca la olviden sus bisnietos a través de la pluma de su papá.

En fin. Pocas veces les comento cosas así de personales, y habrán notado el impacto que tuvo en las frases de la semana. Pero bueno, hoy les cuento y les pido una oración por su descanso. Gracias de antemano.

Recordando a Mamana

Futuro - SeráuzAlguien me hizo platicarle de #Calexit. Y si, me dijo que esa distopía estaba padre, pero que algo así no iba a ocurrir. Yo insisto en que la independencia de California -y de Texas, entre otros estados- puede ocurrir si Trump insiste en sus errores. ¿Por qué estoy seguro? Porque nosotros creamos el futuro.

Fallas - SeráuzYa lo he dicho, y lo insisto -y lo repetí días después-: El miedo es uno de los factores que ma´s te frenan para lograr cosas. Hay que vencerlo. Actuar como si no existiera. Eso no quiere decir que no lo sientas… pero puedes ignorar sus limitaciones.

Saber - Seráuz¿A poco no? Una cosa en la instrucción escolar, y otra… otra cosa.

Ana - SeráuzHice lo que nunca había hecho: enviar una postal compartiendo la noticia. Muchos respondieron con una oración o un mensaje de empatía. Gracias.

Vida - Seráuz

Un cliente quejándose de que no lo atendí rápido -por andar de funeral-. Otro, quejándose de que su archivo tenía errores -y si: abrió su archivo original y no el que le mandé corregido-. Y, por supuesto, el sepelio de Mamana…  Vaya días.

Miedo - SeráuzY sí: recuerdo que lo que más me detiene de avanzar ciertos proyectos es el miedo. Y hay que vencerlo, o dejarás perder la oportunidad. Como canta Lin-Manuel Miranda en “Hamilton“, “no desperdiciaré mi oportunidad (ni tiraré mi trago//desperdiciaré mi disparo):

I am not throwing away my shot!
I am not throwing away my shot!
Hey yo, I’m just like my country
I’m young, scrappy and hungry
And I’m not throwing away my shot!

ánimo - SeráuzDomingo tras los funerales de Mamana. La rutina empieza a volver a la normalidad, pero de repente la tristeza nos pega a ratos a los diferentes miembros de la familia. Así va la vida, pues.

Fotos: del álbum familiar y postales por @gjsuap

.

No se admiten más comentarios