Volver a la escuela… otra vez

Volver a la escuela

Volver a la escuela

Pues la verdad no me lo esperaba, pero este fin de semana me tocará volver a la escuela… otra vez. Y lo novedoso -para mi- es que será ahora como alumno. Digo que “novedoso” porque hace más de una década que no tomo un curso o taller por el gusto de tomarlo y por algo no vinculado a mi trabajo.

O tal vez si: iré a un taller de edición conocido como “Kill Your Darlings“. Lo dará Diego Fonseca, discípulo de Gabriel García Marquez y quien imparte talleres y cursos de esos temas en distintas universidades de todo el continente y en particular en la Fundación para el Nuevo Periodismo Iberoamericano, la escuela fundada por el Nobel colombiano.

Volver a leer mis textos.

Si, me gusta mucho escribir. Hoy puedo decirles que es mi trabajo de tiempo completo. A veces en el blog. A veces para libros, conferencias, otros textos. Para columnas de periódico. Y para mis novelas. Porque ya no puedo decir que es “mi novela”: ya son varias. Entre edición, revisión y diseño hay cuatro en el proceso actualmente, más la ya publicada “Clara Sandra solía soñar“. Nada mal.

Si, muchos ya saben que pueden ver, además de Dichos y Bichos, mi página de autor ya sea en el blog http://autor.gjsuap.com la que incluye todos mis textos en todas las presentaciones disponibles, o directamente en mi página de autor en  Amazon, en http://www.amazon.com/author/gjsuap.

Pero lo que pocos saben es que la edición es la parte de este proceso que más trabajo me cuesta. Y no por otra cosa: mis borradores son “casi” exactos respecto a lo que quería decir. Por lo general, una pasada y listo: algún error de dedo, alguna palabra repetida muy cerca de la original… y ya está.

Muchos saben que tengo tres influencias que me gustan: Isaac Asimov, Ray Bradbury y Ernest Hemingway. El primero decía “escribe como hablas, porque si escribes como hablas escribirás más rápido y mejor”. Y dictaba hasta dieciséis horas diarias a su equipo de ocho secretarias, por lo que pudo hacer casi 600 libros en 9 de las 10 categorías del catálogo Dewey. Ray Bradbury tenía un ejercicio creativo y escribía en lo que llamaba “el Zen”, aunque descubrió el concepto oriental casi veinte años después de empezar a utilizarlo. Y Hemingway tiene un estilo breve, con pocos adjetivos y los que usa bien empleados. Al famoso chiste de “¿Por qué la gallina cruzó el camino?” Hemingway diría: “Para morir. Bajo la lluvia”. Además, claro, de su frase “escribe ebrio, edita sobrio”. Y ya.

Entonces, esta oportunidad de tomar un taller de edición me invitará a leer mis trabajos y comentarlos con otros 9 colegas de todo América Latina y el profesor, famoso por haber sido editor de AmericaEconomía entre otras revistas y a quien le precede una fama de riguroso y perfeccionista.

Veremos que pasa al volver.

En fin. Lo comento porque, si bien estoy nervioso, estoy esperanzado. Confío que a partir del lunes vean una mejora en mi estilo literario. Y que muy pronto puedan ver uno, dos, cinco, diez libros más, cada uno más interesante y mejor que el anterior.

Por lo pronto, perdón si no los atiendo en redes sociales o por correo con la rapidez que acostumbro, pero.. ¿Qué creen? Es que por fin volveré a la escuela, como alumno.

Imagen de hoy Creative Commons License Fabrice Florin via Compfight

Un comentario

  1. Pingback: Talleres: para aprender a hacer | Dichos y Bichos

No se admiten más comentarios